Migrantes se refugian en Chiapas; temen más operativos del INM

En la iglesia de Tonalá se encuentran alrededor de 350 migrantes, donde un módulo de salud ha realizado hasta 160 consultas por diversas enfermedades infecciosas

FOTO: Jeny Pascacio
FOTO: Jeny Pascacio

En algunas parroquias y albergues de la costa de Chiapas, se resguardan pequeños grupos migrantes que huyeron tras el operativo del Instituto Nacional de Migración (INM), otros siguen caminando en el monte, donde han dormido los últimos días, ante el temor de ser deportados.

A nadie trasladan a la estación migratoria en Tapachula, eso es mentira. A mi hermana la agarraron y ya está en Honduras. Los autobuses los llevan directo, sin escalas, dijo Graciela, a las afueras de un albergue ubicado en Arriaga, donde cerca de 250 migrantes toman fuerzas y analizan las opciones para salir de la pesadilla de Chiapas.

Este albergue tiene capacidad para 200 personas y sobrevive con el apoyo de la iglesia cristiana, pero los migrantes no quisieron entrar y se quedaron en la calle, ahí les llevamos comida, frijolitos y huevitos, lo que tengamos porque ellos ya no confían en nadie y se niegan a entrar, dijo Carlos, el encargado del lugar.

PUEDES LEER Negativa de registro y agresión a personal del INM provocó detención de migrantes: Segob

Colocaron cobijas y casas de campaña para esperar el tren.

La mayoría se quiere irse en La Bestia, cuenta Alba Luz, migrante hondureña de 23 años que salió de su país junto a sus hermanas; pero fue la única que logró escapar el pasado lunes.

Corrimos como media hora en el monte, relata, hasta que les perdimos la pista pudimos descansar, dormimos donde se nos hizo de noche. Ellos nos buscaron hasta con perros.

Alba Luz, tiene las manos lastimadas. Para no ser detenida se aventó a la maleza y se cortó con alambres de púas. Tiene tres meses de embarazo, estado que oculta para no verse vulnerable. Sin ayuda humanitaria, come una vez al día, lo que le regalen, y hasta el momento no recibe atención médica.

Desde Tapachula señoras nos ofrecen empleo en comedores, sólo a mujeres jóvenes. Pero no quise porque me dio miedo, pero hay quienes sí aceptan por la desesperación.

Chiapas, el tramo más difícil

Este ha sido el tramo más difícil, de terror, lamenta Ovani, hondureño que viaja con sus dos hijos y su esposa. Alojados en una parroquia de Tonalá -aún incrédulo-, platica sobre lo ocurrido en el operativo en la carretera Mapastepec-Pijijiapan y cuestiona ¿Por qué los mexicanos nos ven como poca cosa? ¿A caso ellos no migran?.

A los niños les pegaron, los agarraron de los cabellos, los arrastraron; había un niño sangrando con el rostro raspado. Ellos con sus operativos, provocan que en la persecución muchos niños también se pierdan.

Los migrantes entrevistados coinciden también, en que existen muchas personas desaparecidas, agentes de Protección Civil o Policías Federales, ofrecen a las mamás llevar a sus hijos en sus vehículos, pero los niños ya no regresan. También pensamos que se trata de un engaño para que detengan a la mamá y acepten ser deportados.

Los extranjeros pierden más las esperanzas de llegar a Estados Unidos, pero no darán marcha atrás, aseguran. Aunque no todos están de acuerdo en viajar en La Bestia y buscan alternativas para salir de Chiapas, sin caer en las manos del INM.

En la iglesia de Tonalá se encuentran alrededor de 350 migrantes, donde un módulo de salud ha realizado hasta 160 consultas por diversas enfermedades infecciosas, debido a la deshidratación e insolación, en niños pequeños, dio a conocer el médico que los atiende, César Augusto Hernández Ruiz.

Por Jeny Pascacio

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosZhu Qingqiao dijo que Puebla ofrece una excelente ubicación para sus empresas. Foto:  Enfoque

Crean lazo comercial con China