Migración satura sólo metrópolis

Gente de otros sitios y mexiquenses repatriados se asientan en valles de México y Toluca; el sur se despuebla

Las barreras físicas no han frenado el movimiento de personas. Foto: Reuters
Las barreras físicas no han frenado el movimiento de personas. Foto: Reuters

TOLUCA. La migración en el estado presenta dos escenarios, pues mientras la zona metropolitana registra un sobrepoblamiento acelerado, el sur del territorio continúa su tendencia al despoblamiento.

Este último fenómeno es producto de la salida continua y el no retorno, en un nuevo fenómeno de mexicanos con pasado campesino que evitan volver a la pobreza.

Además, ambos se combinan a su vez con un encarecimiento de las tarifas de los polleros que operan en Edomex y que, ante el endurecimiento de las políticas migratorias, han incrementado en 10 veces sus tarifas.

Si hasta hace 20 años el costo de una pasada con polleros que operan en municipios del sur del Estado de México fluctuaba entre cinco mil y 10 mil pesos, actualmente ese monto promedia 100 mil pesos; es decir, no se van los pobres, sino los que pueden pagarlo, señaló Juan Gabino Becerril, al asegurar que ni los muros han logrado detener la migración.

El máximo experto en migración de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) reveló que pese al endurecimiento de la frontera, persiste una continua dinámica poblacional, aunque con niveles más bajos que hace una década, pero con mecanismos más diversificados.

Si bien las políticas antiinmigrantes de Donald Trump propician que miles de paisanos radicados en Estados Unidos se queden sin empleo y retornen a México, éstos ya no regresan a sus municipios pobres de origen, sino que se quedan en municipios metropolitanos de los valles de México y de Toluca.

Se estima que 60% de los mexicanos que han retornado, expulsados por las políticas antiinmigrantes del gobierno estadounidense, ya no vuelven a la pobreza. Incluso, se calcula que en la zona metropolitana del Valle de Toluca este proceso hará que para el año 2030 la región albergue 3.5 millones de habitantes, mientras que en la actualidad son 1.7 millones.

Indicó que mexicanos que están siendo expulsados y que tienen orígenes en estados como Veracruz, Michoacán, Guerrero, Puebla e incluso Sonora y Chihuahua, se han establecido en municipios mexiquen-ses metropolitanos, motivados por el rechazo a la pobreza y a la inseguridad en sus estados.

Este es un efecto de las bardas tangibles e intangibles que levanta Donald Trump. Las tangibles, de hecho, comenzaron a construirse desde hace 20 años por sus antecesores, pero las intangibles son las más brutales y de mayor efecto: las políticas de exclusión, segregación y discriminación que obligan a volver a los mexicanos.

Estimó que de 1.6 millones de mexicanos que pasan por el Estado de México, 10% al menos se queda en esta región, de ahí el proceso de sobrepoblamiento que no se detiene.

 

POR MA. TERESA MONTAÑO

jrr

 

¿Te gustó este contenido?