México es el destino de los desplazados de centro y Sudamérica

Desde la década de los 80 del siglo XX, hubo un éxodo masivo de guatemaltecos que eran perseguidos por militares de su país, que arribaron a México.

Foro Internacional sobre Desplazamiento Forzado. @Cuartoscuro.com
Foro Internacional sobre Desplazamiento Forzado. @Cuartoscuro.com

 

 


La frontera sur ha vivido momentos de tensión diplomática y humanitaria. A principios de la década de los 80 del siglo XX, hubo un éxodo masivo de guatemaltecos que eran perseguidos por militares de su país, los cuales, incluso, llevaron a cabo incursiones armadas ilegales en nuestro territorio.


Por Antonio Bautista;
estados@heraldodemexico.com.mx


 

El arribo de centroamericanos empezó con 460 personas que cruzaron la frontera por Arroyo Negro y terminó con 46 mil refugiados en Chiapas que tuvieron que ser reubicados en Campeche y Quintana Roo. Esas dos entidades fueron elegidas porque colindaban con la parte menos poblada de Guatemala, una zona selvática llamada El Petén que, además, dejó abierta la posibilidad a la repatriación.

En 2014, el aseguramiento de más de 50 mil menores que cruzaron la frontera no acompañados por un adulto para llegar a Estados Unidos, propició el surgimiento -ese mismo año- del programa Frontera Sur, que pusieron en marcha los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Guatemala, Otto Pérez Molina.

El plan Frontera Sur buscaba proteger los derechos de los migrantes y ordenar los cruces internacionales, además de incrementar el desarrollo y la seguridad de la región. En 2016, tuvo un presupuesto de 93 millones 906 mil 180 pesos.

El Heraldo de México informó en su edición del último día de julio, que más de 416 guatemaltecos volvieron a cruzar la frontera en busca de refugio en territorio mexicano, luego de que el ejército de aquel país quemó sus casas, asentadas en la comunidad La Libertad. Desde los primeros días de junio, tienen instalado un campamento en La Candelaria, Campeche, donde esperan, en un limbo legal y humanitario, volver a su tierra.


Esperanzados

Los refugiados viven en chozas improvisadas de madera, el agua es poca, luz no hay; drenaje, tampoco. Para ellos este sitio significa el desarraigo, la separación, la pérdida, pero tienen esperanza; parece que a pesar de todo, aquí los niños, las mujeres tuvieran soberanía sobre su destino.

La crisis migratoria en la frontera sur de México se recrudece por el descuido y la falta de recursos destinados a fortalecer la infraestructura de vigilancia en esta región caracterizada por la porosidad de la linea divisoria.

Para diplomáticos y especialistas en derechos humanos este abandono en los límites de Guatemala y Belice convierte a la zona en un riesgo para la seguridad nacional. Con mil 149 kilómetros que se extienden por cuatro entidades —Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo—, el límite compartido con Centroamérica mantiene una alta filtración desde hace años.

La Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación indicó en 2016 que de los 186 mil 216 extranjeros asegurados por no acreditar su situación migratoria en el país, 102 mil 312 fueron detectados en la zona fronteriza, es decir, casi 55 por ciento del total. De enero a junio de este año, 24 mil 258 de los 44 mil 307 extranjeros asegurados fueron ubicados en el mismo territorio.

Si bien se nota una baja en la cantidad de migrantes, por el endurecimiento de la política migratoria de Donald Trump, no todos los cruces en la frontera sur son reportados.



El diplomático y escritor Enrique Berruga afirmó que, un funcionario guatemalteco le reveló que según sus datos, nueve de cada 10 cruces en la frontera entre ambos países no estaban, es decir, no eran cruces legales.

El señalamiento coincide con el diagnóstico plasmado en el Programa Nacional de Migración 2014-2018, el cual precisa que sólo existen 11 puntos de tránsito internacional terrestre, mientras que operan hasta 370 lugares de tránsito informal.

Alrededor de 95 por ciento del flujo de migrantes en tránsito irregular ingresa por puntos informales en la frontera sur, indica el documento.

Representante permanente de México ante la ONU de 2003 a 2007, Enrique Berruga dijo que ambos países han invertido poco en infraestructura para proteger la frontera, y la parte selvática es quizá la menos resguardada de todas, señaló.

Quien fuera subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte aseveró que nuestras dos fronteras no tienen ni los convenios, ni la inversión que requieren. Estamos negociando el Tratado de Libre Comercio -apuntó- y una de las cosas que tendría que haber es fronteras más ágiles, más inteligentes y seguras. Eso es con Estados Unidos y desde luego con el sur, incluido por razones de seguridad, por el tipo de condiciones que ven en América Central.

Advirtió que la violencia en esta parte del continente representa un riesgo para la seguridad nacional. Es el principal factor de expulsión de centroamericanos hacia el norte. Todo el tema de los maras, por ejemplo, que están entre El Salvador y Los Ángeles, y pues no llegan nadando, llegan por México.

La dinámica de la región expone a la frontera al tráfico de armas, de personas, de drogas, pero en mayor medida los que cruzan son gente desplazada por las condiciones de pobreza y violencia en sus países, apuntó, Gonzalo Farrera, especialista en Derechos Humanos de la Escuela Libre de Derecho.

Consideró que hay un descuido en la custodia de la frontera, pues existen protocolos de seguridad, pero no se cumplen. Los programas y los protocolos protegen toda la línea fronteriza. Lo que pasa es que nuestro país, en muchos rubros, además del migratorio, se ve incapacitado ante el fenómeno y la llegada de muchísima gente en busca de protección, dijo.

Los expertos, coincidieron en que el Estado mexicano debe generar políticas públicas que fortalezcan la frontera, pues lo que se ha hecho hasta ahora resulta insuficiente. En 2017, el Fondo para Fronteras tiene para las entidades del sur 350 millones 16 mil 708 pesos (46.6 por ciento) que son repartidas de acuerdo con su densidad poblacional.


Datos relacionados

Guatemala urge a México a llevarse a Duarte; corre peligro, dicen

Guatemala ordena extradición inmediata de Javier Duarte

¿Te gustó este contenido?