Mariguana conquista paladares

Una pareja ofrece platillos cuyo ingrediente principal brinda bienestar a ancianos, oficinistas...

Salvo decenas de moronas de la hierba regadas
en algunas esquinas, la
cocina de Laura luce
como todas. FOTOS: PABLO SALAZAR
Salvo decenas de moronas de la hierba regadas en algunas esquinas, la cocina de Laura luce como todas. FOTOS: PABLO SALAZAR

El negocio de comida de Laura y Tino tiene el propósito de brindar a sus comensales felicidad, bienestar y salud. Su ingrediente principal es la mariguana.

Con 27 años de edad, la pareja se dedica a la elaboración de alimentos a base de la cannabis, así como de aceites aromáticos procesados con THC, activo de la planta, para conquistar el estómago de sus usuarios.

Para estas fiestas patrias, en la cocina de esta fotógrafa y administradora hay una salsa de nogada para bañar los tradicionales chiles, una salsa verde o un pastel patrio con diversas dosis de mariguana, las cuales varían según el encargo.

Con los alimentos salados básicamente no te sabe a nada, pero es muy consumido. A veces me encargan sopas, enchiladas, guacamole o un chimichurri, enlista Laura mientras muele finamente las hojas de mariguana para un pastel.

 

Los precios de los productos que elabora la pareja oscilan entre los 50 y hasta los 600 pesos.

Los alimentos elaborados a base de mariguana van de la repostería (muffins, galletas), hasta alimentos más sustanciosos, como tamales o un mole aderezado con ese activo.

Me gusta trabajar tal cual. Tiene un proceso de descarbonización en sartén; después se muele en molcajete y se hace una pasta para quede puro tricoma, explica mientras pone en la mesa galletas con chispitas de colores.

La materia prima para la elaboración de estos treats es cosechada por un grupo de amigos que utiliza esta hierba con fines medicinales, sin acudir con grupos delictivos que también están inmersos en la venta de cannabis.

 

El negocio no se anuncia en ninguna plataforma; es un secreto a voces entre consumidores casuales.

Sus comensales comentan que a su cocina acuden desde personas con un familiar enfermo, hasta oficinistas que trabajan en negocios de la colonia Del Valle, Polanco o Ciudad Satélite.

Entre cazuelitas y molcajetes con cannabis triturado, la confundadora de este negocio explica que su acercamiento al THC ocurrió luego de que su abuela fue tratada con esa sustancia para mejorar sus problemas neurológicos.

Se dice escéptica en el debate sobre la legalización de la mariguana, pues piensa que mucha gente aún no está preparada para su consumo. Estoy contenta porque tengo un negocio en el que vendo bienestar.

POR JOSÉ RÍOS

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Estados Según el fiscal, los delitos más cometidos son robo a transporte y de vehículo. Foto: especial

Es falso 40% de ausencias