Los hermanos Moreira, ¿final de la dinastía?

Uno de los hechos que marcó la relación de los hermanos Moreira ocurrió en octubre de 2012, cuando fue asesinado José Eduardo, hijo de Humberto,

Hermanos Moreira. Foto: Cuartoscuro
Hermanos Moreira. Foto: Cuartoscuro

COAHUILA. Este año concluye el sexenio y con ello terminan 12 años de la dinastía Moreira al frente de la entidad. Un periodo envuelto en grandes escándalos: la deuda pública de más de 34 mil millones de pesos, el supuesto pago a empresas fantasma, probable lavado de dinero y los vínculos que no se han podido demostrar con el crimen organizado.

En 2005, Humberto Moreira asumió como gobernador de Coahuila, mientras su hermano, Rubén, despachaba como subsecretario de Gobierno desde la administración del priista Enrique Martínez y Martínez.

El gobernador era Humberto, pero con Rubén acordaban secretarios, diputados y alcaldes.

Desde entonces Carlos, otro de los hermanos Moreira, domina al magisterio en el estado.

Álvaro Moreira, el menor de los hermanos, se desempeña como secretario de Organización en el PRI, pero su labor es como la de Rubén en el sexenio de Humberto: con él acuerda cualquier funcionario que tenga una petición ante el gobierno del estado.

Desde 2011, Armando Plata Sandoval, auditor Superior, advirtió que se castigarían las irregularidades financieras. Siete años después, ningún funcionario ha recibido castigo ni sido llamado a juicio por las autoridades estatales.

Humberto también ha sido señalado por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada. Desde su relación con el presunto narcotraficante Juan Manuel Muñoz hasta de haber recibido dinero del crimen organizado para permitirles operar en el estado. En enero de 2015 fue detenido en España acusado de lavado de dinero, cargo del que fue exonerado al carecer de pruebas que acreditar el ilícito.

En 2016, el PAN denunció un desvío por 500 millones de pesos a por lo menos siete empresas fantasmas.

Uno de los hechos que marcó la relación de los hermanos ocurrió en octubre de 2012, cuando fue asesinado José Eduardo, hijo de Humberto, quien aseguró que el asesinato fue por una venganza del cártel de Los Zetas, ya que un sobrino del Z-42, líder del grupo delincuencial, había sido abatido por la Policía Estatal.

Rubén no asistió al funeral de su sobrino, lo que evidenció una ruptura en el plano familiar.

Pese a que los escándalos en sus administraciones y su ruptura familiar suponían el fin de los Moreira en Coahuila, diversas fuentes coinciden en que en el panorama político continúan más unidos que nunca, teoría que se refuerza con la exoneración de Rubén fast-track a Humberto, luego de las acusaciones de fraude y operaciones con recursos de procedencia ilícita durante su administración.

Como gobernador de Coahuila, Humberto es de los funcionarios más corruptos en su historia. LISTADO DE CORRUPCIÓN REVISTA FORBES

Para sorpresa de muchos, Humberto regresó al panorama político y encabeza la lista de aspirantes a una diputación plurinominal; y el proyecto sigue, pues preparan a Álvaro para ser gobernador en 2023.

POR ALEJANDRO MONTENEGRO

[email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosLa decisión provocó la furia de los panistas (Foto: Cuartoscuro)

Gana el PRI Monterrey en TEENL