La capacitación electoral está en riesgo en Veracruz

En los pueblos es más fácil convencer al ciudadano, pero tienen menor escolaridad que en la ciudad, por lo que la capacitación será más difícil.

La capacitación electoral está en riesgo en Veracruz

En Xalapa, a las 18:00 horas, hay toque de queda para los capacitadores electorales; tampoco es recomendable que hagan recorridos solos en zonas consideradas foco rojo para la presente elección en la que se renovarán las 212 alcaldías.

Sin embargo, la necesidad de cumplir con las metas los obliga –en ocasiones- a estar en la calle después de las 10 de la noche. En elecciones pasadas, se han registrado hechos de violencia y en muchas ocasiones está en riesgo el Capacitador Asistente Electoral (CAE).

Rodolfo (nombre ficticio), fue amagado en el interior de su vivienda en el municipio de Boca del Río de la que sacaron paquetes electorales.

 

“Sentí miedo porque me apuntaron con una pistola y nerviosismo, aunque me dio calma que nos dijeron que no nos iba a pasar nada”, recuerda el joven de 23 años de lo ocurrido en 2015.

Ernestina Alarcón tiene más experiencia y edad, es CAE desde hace cuatro elecciones. Aunque toma precauciones, a veces debe salir a trabajar de noche porque algunos ciudadanos sólo tienen disponibilidad para atenderla después de las 20:00 horas.

En medio de condiciones adversas de seguridad, 2 mil 300 capacitadores recorren varias horas las calles y tocan las puertas de los hogares para preparar a los ciudadanos que recibirán y contarán los votos el 4 de junio.

 

 

En los pueblos es más fácil convencer al ciudadano, pero tienen menor escolaridad que en la ciudad, por lo que la capacitación será más difícil, explica Ernestina, quien hace su trabajo con paciencia.

Además, la paga no es mala -8 mil pesos con viáticos incluidos-, dice. No hay reportes de violencia, pero algunos capacitadores pidieron su baja por miedo a la inseguridad, reporta el Organismo Público local Electoral (Ople).

El 20 por ciento de los CAE contratados de forma inicial, renunció. “Hay focos rojos detectados, pero no hemos tenido mayores incidencias (…) algunos han renunciado por ser prevenidos por estas condiciones de inseguridad”, reconoce el consejero electoral, Jorge Hernández.

 

El factor apatía

  • Capacitadores deben entrenar en total a unos 50 funcionarios de casilla para el 4 de junio.
  • La indiferencia y apatía es lo que más abunda en la búsqueda de funcionarios de casilla.
  • En promedio, tardan dos horas en capacitar a los ciudadanos para que reciban y cuenten votos.

 

Vivir con miedo

  • Los funcionarios cubren un mínimo de 250 visitas.
  • El máximo de los recorridos son 400.
  • Entre 5 y 6 casillas se asignan por capacitador.
  • Los ciudadanos no aceptan por temor

 

 

Por Patricia Rodríguez

[email protected] 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosFoto: Archivo

Sin dinero, para hacer debate