Juan Zepeda, del PRD, termina como un rockstar

Juan Zepeda llegó como un rockstar a su cierre de campaña: saludó a la multitud, se tomó fotos con todos los que se lo pedían

Juan Zepeda llegó como un rockstar a su cierre de campaña: saludó a la multitud, se tomó fotos con todos los que se lo pedían
Juan Zepeda

NEZAHUALCÓYOTL. No vino Iron Maiden, ni Status Quo, mucho menos Metallica. Y de los asistentes, ni hablar: no fueron ni la mitad de los que se congregaron hace unos días en el mitin, aquí en la explanada municipal de Nezahualcóyotl.

Quizá se debió a que las bandas que subieron al escenario no eran tan conocidas, o a que la lluvia, que comenzó a caer a las 16:00 horas, asustó a los que tenían la intensión de asistir. Algunos dijeron que no a toda la banda del municipio le late el rock.

Sin embargo, el candidato del Partido de la Revolución Democrática, Juan Zepeda, llegó al toquín con una chamarra negra de piel al estilo rockero, e incluso se aventó un palomazo con el grupo Tex-Tex. Hasta pidió un minuto de aplausos para recordar a Lalo Tex, El Muñeco, que murió en 2016.

Llegó como un rockstar: saludó a la multitud, se tomó fotos con quien se lo pedía y, en el fervor de una rola de Juan Hernández, advirtió: Es más, ahorita voy a bailar. Y cumplió, rodeado de mujeres que se unieron a su coreografía y, ya entonadas, aprovecharon para abrazarlo y besarlo.

Quien lo viera en estos desmanes no lo reconocería; jamás hubiera pensado que se trata de un político, y mucho menos que es uno que busca gobernar la entidad más poblada de la República Mexicana.

Él lo comentó previo a arrancarse a sacudir la melena: Este es mi ambiente; aquí me siento como pez en el agua. Y se notó, pues, aunque citó a sus seguidores a las 15:00 horas y él apareció hasta las 18:45 horas, no hubo reproche o molestia entre los asistentes. Todo lo contrario.

Este concierto fue la última parada de un viaje que comenzó el pasado 3 de abril aquí mismo, en el municipio de Nezahualcóyotl, pero aquella vez en el monumento del Coyote Hambriento. Fue un viaje que puso a Juan Zepeda Hernández en la antesala del gobierno del Estado de México.

El migrante indocumentado, el ex alcalde y el chachero. Ese chavo de greña larga que no ha sido imputado por casos de corrupción, puede dar una sorpresa el 4 de junio.

POR ÉRIK RÍOS

ESTADOS@HERALDODEMEXICO.COM.MX

¿Te gustó este contenido?