Héctor Astudillo: Gobernabilidad, una realidad en Guerrero

Promesa de paz y orden sigue pendiente, admite el mandatario estatal

Especial.
Especial.

Resistir en el Estado de Guerrero es una característica para gobernar la entidad, considera el Gobernador Héctor Astudillo Flores.
Un día previo al rendir informe de labores por su segundo año al frente de la administración  ante el Congreso de la entidad, el Mandatario estatal despierta a las 5:30 horas para revisar su teléfono móvil y saber si la entidad sigue como hace cinco horas previas la dejó.
La gobernabilidad es un hecho.
¿Cuál ha sido el gran pendiente? pues disminuir los índices de la violencia, reconoce en entrevista con El Heraldo de México.
Aborda en Acapulco una avioneta oficial a las 10:10 horas para dirigirse a Teloloapan; realiza una escala en Iguala en donde le esperaba el General, José Francisco Terán Valle, Comandante de la 35 Zona Militar en Chilpancingo; toman un helicóptero  y sobrevuelan por 10 minutos para llegar al punto de reunión.
Desde el aire se observan las 60 hectáreas rodeadas de piedras tecampanas en donde se edificará el 41 Batallón de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que dará seguridad no solo a los teloloapenses sino también a otros muninicipios como Apaxtla, Azcapotzalco, Cuetzala, Ixcateopan, Acapetlahuaya.
En tierra, al aterrizar, el Gobernador recorre 300 metros y verifica la construcción de un rastro tecnificado bovino y porcino en esta localidad de la región de la Tierra Caliente. El alcalde perredista, Robell Uriostegui Patiño, le agradece  el apoyo pero le hace una pliego de peticiones, a lo cual asiente el priista.
Solo desde el aire y sobrevolando se puede cubrir todo el Estado, señala el Mandatario estatal al volar por 15 minutos de Teloloapan a Chilpancingo en donde un par de reuniones más le esperan.
En Casa Guerrero, la cual mantiene en reconstrucción, Astudillo Flores realiza un recorrido por las oficinas gubernamentales que previo a su Gobierno, el Gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez entregó al pueblo como un museo pero que fue destrozada por actos vandálicos.
Amante de la historia y promotor de libros sobre la historia del Estado, el Gobernador del tricolor acondicionó una sala de reuniones en donde el eje central es José María Morelos y Pavón así como los Sentimientos de la Nación.
Cuadros, pinturas, bustos en miniatura relatan cada uno de los momentos del pasado guerrerense, los cuales presume el Mandatario estatal.
Un gobernador con los pies en la tierra, que no enloquezca, que pueda vencer la tentación de enriquecerse y por supuesto que no cause verguenzas a mi familia ni a mis paisanos, ni en el presente ni en el futuro, responde sobre cómo desearía ser recordado por los historiadores.
Astudillo Flores muestra los trabajos de remodelación y hace la comparación de que el Estado siempre se encuentra en reconstrucción.
Enseña una casa, con un comedor de madera, chimenea metálica, en la que su maestro José Francisco Ruiz Massieu habitaba cuando fue Gobernador de 1987 a 1993 y él era su secretario particular.
Guerrero pasa por una reconstrucción de sus instituciones. Hace dos años encontramos a un Guerrero en una crisis de movimiento y de infraestructura creo que hemos avanzado. La reconstrucción continúa en Guerrero, considera.
Hace una pausa y pide hablar con el secretario de Gobierno, Florencio Salazar, alistan y afinan detalles de lo que se dirá ante los legisladores de la entidad y ante la ausencia de gobernadores pues el acto pretende ser austero.
Ya en su despacho, en donde sobresalen fotos de su familia y su nieto, el jefe del Ejetutivo estatal asegura que la resistencia es parte de gobernar Guerrero, una entidad en donde hay riqueza pero también pobreza.
Hay que saber ir caminando en medio de estos contrastes y poder ir enfrentando cada una de las circunstancias negativos de estos contrastes, es la vida diaria.
No hay tiempo para entretenerse, para distraerse o para relajarse, sino sea el dormir lo elemental para enfrentar las cosas y resistir, asegura.
Al cuestionarle de política, sostiene que no hay ninguna corriente astudillista, que cree en la democracia y acobija tanto a los liderazgos de sus partidos como a los de otros institutos políticos.
Sin embargo, reconoce que su voz tiene un peso específico en las decisiones de su partido y es escuchado por las tribus priistas, asimismo pide respeto y lealtad.
Con las mangas recogidas, Astudillo suelta directo un el PRI es cabeza nacional y cabeza estatal y eso hay que considerarse para el proceso electoral que se avecina.
Lo que hoy es débil, mañana es fuerte, parafrasea al jurista, político e historiador mexicano, José Reyes Heroles para luego rematar con tiempo y circunstancia, del filósofo y ensayista español, José Ortega y Gasset, al cuestionarle sobre las perspectivas para el 2018.
Continúa con su agenda y atiende a representantes de 16 mil personas que supuestamente fueron defraudados por sus viviendas, les advierte que con bloquear carreteras no solucionarán nada y para la próxima les levantaría denuncias penales, sin embargo, se compromete a destrabar su conflicto.
Atiende en menos de 20 minutos a los damnificados y en una sala previa a su despacho le espera el flamante alcalde sustituto de Chilpancingo, Jesús Tejeda Vargas, tras la salida del defenestrado priista Marco Antonio Leyva Mena.
Astudillo Flores en reunión con su gabinete presenta al Munícipe y les pide le den respaldo y apoyo total.
Previo a la presentación de los avances en materia de reconstrucción por los sismos y las lluvias de septiembre, un minuto de aplausos y de pie por parte de sus colaboradores por los dos años que se cumplirían el 27 de octubre de este 2017.
Al cerrar el encuentro del gabinete, Astudillo pide a sus colaborares redoblar el paso y cerrar filas en su gobierno pues aún quedan cuatro años para resistir.

 

Por Alfonso Juárez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso