Gobernador de Tabasco pide “paciencia” ante el borrón y cuenta nueva con CFE

El jefe del Ejecutivo local aseguró en respuesta que ya sostuvo reuniones con Manuel Bartlett Díaz, titular de la institución, para negociar una nueva tarifa

El gobernador electo de Tabasco,  Adán Augusto López Hernández. Foto: Cuartoscuro.
El gobernador de Tabasco confirmó la dimisión. Foto: Cuartoscuro.

 

VILLAHERMOSA.- Se está avanzando en el tema, dijo el gobernador Adán Augusto López Hernández sobre la tarifa preferencial de energía eléctrica para Tabasco y el borrón y cuenta nueva a la cartera vencida de 10 mil millones de pesos que tienen 500 mil habitantes con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

Este lunes, la diputada federal priísta Soraya Pérez Mungía aseguró que, de acuerdo con una solicitud de información de un ciudadano al Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), que pidió que la CFE hiciera pública si tiene contemplado dar una tarifa preferencial al estado y si se va a aplicar el borrón y cuenta nueva, tal como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, se puede afirmar que la empresa productiva del Estado no tiene en sus planes dichos beneficios para la entidad.

 

En entrevista, el jefe del Ejecutivo local aseguró en respuesta que ya sostuvo reuniones con Manuel Bartlett Díaz, titular de la institución, para abordar esos temas.

 

Aseveró que se está avanzando en la negociación de la nueva tarifa y en la deuda de Tabasco con la Comisión.

 

El morenista le pidió paciencia a sus gobernados, y aseguró que se estudia que el pago de luz pase de bimestral a mensual.

 

Dijo que el borrón y cuenta nueva no es un asunto fácil por el monto de la deuda (se calcula en más de 10 mil millones de pesos de 1995 a la fecha), pues implica una solución desde el punto de vista legal.

 

Adán Augusto apuntó que una vez que se logre la nueva tarifa, entonces los tabasqueños deben adquirir el compromiso de empezar a pagar su consumo.

 

El mandatario no quiso responder si a Tabasco se le aplicará la tarifa 1F, pues no puedo adelantar nada hasta que no se logre la negociación.

 

Sostuvo que una parte de esa deuda es incobrable en virtud de que ya prescribió (se arrastra desde hace 24 años).

El adeudo de 10 mil millones de pesos a la CFE comenzó como una protesta política de López Obrador en enero de 1995, cuando trató de impedir la asunción del gobernador Roberto Madrazo Pintado con el argumento de que el PRI y el gobierno le habían hecho fraude en las elecciones del 20 de noviembre de un año antes.

 

La resistencia civil a la que convocó el ahora presidente de México consistió en dejar de pagar servicios prestados por el gobierno de la república, a manera de protesta por los fraudes electorales.

 

 

Por Rodulfo Reyes, corresponsal 

 

jrr

 

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosDescarta que Morena
pierda la elección,
pese al conflicto interno. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

Entre ganar e impugnar; Alejandro Armenta