Fotógrafo estadounidense denuncia secuestro en Córdoba, Veracruz

De acuerdo con el fotógrafo John Sevigny tanto él como su amiga fueron secuestrados por personas armadas con actitud de policías

El fotoperiodista narra, en la primera parte de su relato, que él y su amiga fueron llevados a una cámara de tortura, localizado a las afueras de Córdoba. FOTO: PIXABAY
El fotoperiodista narra, en la primera parte de su relato, que él y su amiga fueron llevados a una cámara de tortura, localizado a las afueras de Córdoba. FOTO: PIXABAY

Elementos policiacos de Córdoba, Veracruz, habrían participado en la privación ilegal de la libertad de un fotógrafo estadounidense y de una mujer mexicana quien presuntamente sufrió violencia sexual.

 

Del hecho, ocurrido el pasado 8 de enero, tiene conocimiento la embajada estadounidense e incluso trascendió que se abrió una carpeta de investigación por noticia criminal en la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo con el fotógrafo John Sevigny, tanto él como su amiga fueron secuestrados por personas armadas con actitud de policías y trasladados a una casa de seguridad en donde él fue golpeado y ella sufrió agresión sexual.

 

No obstante, señaló que el secuestro habría sido producto de una confusión y sus captores optaron por no asesinarlos y por liberarlos días después.

 

Sevigny relató en el sitio de internet Medium.com lo ocurrido en su estancia en Veracruz el 8 de enero.

 

Aquella mañana estaba viendo mi teléfono, leyendo cualquier tontería que veía en Twitter. Entonces miré hacia arriba y vi a más de una docena de hombres armados que parecían y sospechosamente actuaban como policías, avanzando por el frente y la puerta trasera.

 

De acuerdo con el fotógrafo, después de lo ocurrido un alto mando de la policía de Córdoba le confirmó que efectivamente eran elementos de seguridad que usaban su tiempo libre para trabajar para un cartel que opera en la zona.

 

No puedo controlar lo que hacen mis hombres cuando no están trabajando, habría dicho tal oficial.

 

El fotoperiodista narra, en la primera parte de su relato, que él y su amiga fueron llevados a una cámara de tortura, localizado a las afueras de Córdoba en donde habría más víctimas a quienes incluso asesinaron.

 

Por casi dos días, mi amiga fue violada en grupo repetidamente, a mí me golpearon salvajemente, y ambos fuimos torturados en numerosas e imaginativas formas bien practicadas. No dormimos o comimos. No se nos permitía pararnos, caminar o hacer preguntas.

 

Añadió que fue obligado a inhalar cristal o metanfetamina, lo torturaron con agua helada y otros feos detalles salidos del libro de jugadas de Guantanamo y Abu Ghraib.

 

Sevigny aseveró que a la fecha, tras recibir ayuda de su embajada, ya se encuentra en Estados Unidos, mientras que su amiga se esconde lejos de Veracruz.

 

Además acusó que el agente del FBI Scott Dunn se niega a hablar con los medios sobre su caso.

 

Seguramente hay gente que cree que estoy inventando esto. El jefe de policía en Córdoba no es uno de ellos. Tampoco Dunn. Tampoco mi amiga, quien se recupera de un ataque sexual tan cruel y sádico que incluso sorprendió a oficiales de la Embajada cuando les conté.

 

Por Jesús Ruiz/ Corresponsal

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosMiguel Barbosa publicó la foto del encuentro en su cuenta de Twitter.Foto: Especial

Juntos Armenta, Monreal y Barbosa