Envían polis a acallar vecinos

Colonos protestan por séptima vez contra puente; insisten en que se requiere seguridad y no esta obra

RESGUARDO. La policía municipal puso cintas de protección y vallas. Foto: Leticia Ríos.
RESGUARDO. La policía municipal puso cintas de protección y vallas. Foto: Leticia Ríos.

ATIZAPÁN. Con un operativo policiaco, las autoridades de Atizapán evitaron este martes que los vecinos que se manifiestan desde hace varias semanas en contra del puente elevado de San Mateo Tecoloapan volvieran a ingresar a la obra. La primera incursión de los colonos obligó el lunes a que se frenaran los trabajos.

A primera hora de este martes llegaron varias patrullas con alrededor de 50 policías municipales a la glorieta donde están arrancando las obras, para impedir el acceso de los inconformes a la zona de construcción.

Se trata de la séptima manifestación de los colonos en un lapso de dos semanas, en contra del proyecto vial que conectará el pueblo de San Mateo Tecoloapan con Lomas de la Hacienda, a través de un distribuidor de 333 metros lineales.

PROYECTO EN ENTREDICHO. Los habitantes rechazan la construcción de un puente. Foto: Especial/ Leticia Ríos.

En entrevista, la directora de Desarrollo Territorial municipal aseguró que la oposición a la ejecución de obras públicas es un delito, de acuerdo con el artículo 123 del Código Penal del Estado de México.

Según la legislación, éste se castiga cuando es cometido por varias personas, con dos a seis años de prisión y de 50 a 500 días de salario como multa.

Hay dos líderes que llevan señoras para que se planten en las máquinas, a manera de provocación. Lo que es cierto es que nadie podemos oponernos a la construcción de una obra.

La funcionaria aseguró que el tema se ha politizado y que se han cometido actos de vandalismo, pero dijo que no se lo pueden acreditar a los colonos.

Los vecinos insistieron en que el puente no beneficiará, porque en la zona no se registra una afectación vial severa.

Este puente es con cargo al erario, pero no lo requerimos. Lo que necesitamos es seguridad, calles bien iluminadas, bien bacheadas, no un puente, señaló una vecina.

Recalcaron que la obra en realidad busca beneficiar un proyecto inmobiliario de más de 400 departamentos en el predio conocido como Hípico, que actualmente se encuentra suspendido.

La funcionaria rechazó dicho argumentó y dijo que el ayuntamiento no ha otorgado licencias de construcción para el mismo.

Con pancartas, los vecinos protestaron en la banqueta, mientras que en los alrededores permanecían los policías municipales; incluso, el comisario de Atizapán, Alberto Luis Ugalde, asistió vestido como civil.

La titular de Desarrollo Territorial municipal señaló que no existen elementos jurídicos que impidan al ayuntamiento continuar la obra.

Por Leticia Ríos

lctl

¿Te gustó este contenido?