Enrique Cárdenas denuncia una posible elección de estado

El aspirante a la gubernatura de Puebla afirmó que hay denuncias por la presión que se ejerce desde el gobierno estatal

Enrique Cárdenas
Ante este escenario, Enrique Cárdenas dijo que hay muchas personas indecisas en relación a por quién votarán el próximo 2 de junio. Foto: Especial

Puebla. El candidato común al gobierno del estado por los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas Sánchez, señaló que se puede dar una elección de estado Y lamentó que la Secretaría de Bienestar entregue tarjetas de apoyo a unos días de que se realice la elección extraordinaria en la entidad.

En rueda de prensa en el municipio de Tehuacán dijo que hay denuncias por la presión que se ejerce desde el gobierno estatal, además de amedrentamiento contra trabajadores de diferentes dependencias y ayuntamientos.

Ante este escenario dijo que hay muchas personas indecisas en relación a por quién votarán el próximo 2 de junio, por lo que exhortó a tomar en cuenta todos los aspectos de cada uno de los contendientes.

 

Te puede interesar: Protección Civil reporta 8 incendios forestales en Puebla

 

Consideró que la fila que había para recoger la tarjeta de bienestar era realmente un descaro, pues a unos días de que se realicen las elecciones están entregando los apoyos.

Lamento decirlo así, pero queda hueca la promesa de que el gobierno federal no intervendría en la elección extraordinaria de Puebla, pero vemos que no hay piso parejo a nivel estatal y tampoco a nivel federal porque se incumplió, acotó.

Cárdenas Sánchez dijo que va para adelante, pues dijo que de cualquier manera aun con todo eso que pasa, los ciudadanos mandan y si se decide con todo y eso ganará.

 

Te puede interesar: Incendio forestal en Querétaro afecta a más de mil hectáreas

 

Por: Claudia Espinoza


¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosEl programa estatal sólo da apoyo a quienes tienen de 60 a 64 años. Foto: Especial

En el limbo, 10 mil abuelos