Ejército de EU se va de la frontera

Unos mil 500 soldados se retirarán; arrestan a 32 activistas en San Diego, tras manifestación pro migrantes

Los 400 activistas fueron desalojados cuatro horas después de su llegada. Foto: Ana Gómez Salcido / El Heraldo de México.
Los 400 activistas fueron desalojados cuatro horas después de su llegada. Foto: Ana Gómez Salcido / El Heraldo de México.

SAN DIEGO. Las fuerzas estadounidenses desplegadas en la frontera con México comenzarán una retirada parcial.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos aseguraron que esta semana comenzarán la partida, aunque 3 mil efectivos permanecerán allí durante las fiestas de fin de año.

Unos 4 mil 500 efectivos están desde hace algunas semanas en la frontera, donde instalan alambradas y protegen a los agentes de la Patrulla Fronteriza en California, Arizona y Texas.

Donald Trump envió las tropas en respuesta a la caravana de migrantes centroamericanos que se encuentran del lado mexicano en la franja fronteriza, pero el número de migrantes ha disminuido.

Los funcionarios dijeron que ha disminuido la necesidad de ingenieros de combate y tripulaciones de helicópteros de transporte. Pero muchos efectivos de la policía militar permanecerán en la frontera.

Mientras tanto, en San Diego, elementos de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 32 activistas y líderes religiosos durante una manifestación pro migrantes.

Más de 400 activistas, en su mayoría líderes religiosos, peregrinaron por la frontera de San Diego para intentar llegar a la línea fronteriza con Tijuana y mostrar apoyo a los migrantes.

Los activistas caminaron unos 3.2 kilómetros para poder llegar cerca del muro fronterizo, en donde decenas de agentes de la Patrulla Fronteriza estaban esperando su llegada.

Los agentes estadounidenses formaron una barrera humana para que los activistas no se acercaran al muro fronterizo.

Si quieren ayudar a los migrantes, váyanse a México, dijo un agente.

Los activistas, de manera pacífica y con las manos en alto, continuaron con el paso, lo que provocó el arresto de reverendos, sacerdotes y líderes de religión, entre otros, en la playa frente a cientos de personas, por desobediencia civil.

En total 32 activistas fueron detenidos; la mayoría son personas de la tercera edad o adultos al traspasar una zona federal; por la noche fueron liberados 31 de ellos; sólo uno quedó detenido.

El movimiento fue organizado por el Comité de Amigos Americanos en San Diego y contó con la participación de líderes religiosos de diferentes partes de Estados Unidos. Con información de AP

 

POR ANA GÓMEZ SALCIDO

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosEn compañía del alcalde Jorge Sánchez, el gobernador Héctor Astudillo atestiguó la entrega del equipamiento. Foto: Especial.

Zihuatanejo refuerza su seguridad