Destituyen a director y jefe de seguridad del penal Neza-Bordo

Las diligencias tendrán que esclarecer las causas del deceso del presunto asesino y si hubo alguna omisión de las autoridades carcelarias

FOTO CUARTOSCURO
FOTO CUARTOSCURO

El director y el jefe de seguridad del penal Neza-Bordo fueron destituidos de su cargo, luego que José Octavio, el presunto agresor de la niña Valeria, fuera hallado muerto en su celda.

El Gobernador del Estado de México, Eruviel Avila Villegas, ordenó el inmediato cese del director del penal de Neza Bordo, Alejandro Meraz Sánchez, luego de que la madrugada de este jueves, el presunto homicida de la niña Valeria, José Octavio N, apareciera muerto en el interior de su celda, en condiciones que aún no han sido aclaradas y que inicialmente se manejaron como un suicidio.

Hoy esta persona, probable responsable de este ilícito, amaneció sin vida y por eso he instruido al secretario General de Gobierno para que lleve a cabo todas las investigaciones, sobre todo estar muy cerca de la familia de Valeria y que se hagan las investigaciones y que se solicite la renuncia del director de ese penal, del jefe de seguridad de ese penal, para que se faciliten las investigaciones que correspondan en la materia, dijo.

El secretario general de gobierno, José Manzur Quiroga, aseguró que tras conocerse los hechos, el mandatario mexiquense ordenó el cese inmediato del funcionario, sin descartar que la orden pudiera ser reconsiderada más adelante.

El cuerpo de José Octavio N, de 43 años de edad, fue descubierto pendiendo del techo de la celda alrededor de las 5:00 de la mañana, lo que desató la movilización de diversas dependencias, para esclarecer los hechos, pues el presunto homicida y responsable de la muerte de la niña Valeria de 11 años de edad (a quien habría raptado y asfixiado en el interior de una unidad de transporte), estaba por ser declarado sujeto a proceso.

Por la mañana, el comisionado estatal de seguridad ciudadana (CESC), Eduardo Valiente Hernández, confirmó el hallazgo y más tarde, el secretario general de gobierno, dio a conocer mayores detalles del suceso.

Dijo que de inmediato se ordenó una investigación a fondo, con el acompañamiento de personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM), para despejar cualquier duda sobre los procedimientos.

Indicó que de inmediato se acató la orden dada por el ejecutivo estatal, Eruviel Avila, para dar de baja al director del centro preventivo, pues de acuerdo a los primeros datos del caso, José Octavio N, pereció en el interior de la celda, no obstante que estaba acompañado por al menos otros tres reclusos en un área de observación y clasificación.

Estaba con tres más, estaba en un área de observación que por marco normativo no debemos ingresarlo con los demás internos, puesto que estaba pendiente de una diligencia en la que muy probablemente sería vinculado a proceso, junto con otros tres que estaban ahí, indicó el titular de la CESC.

Más tarde el secretario general de gobierno, José Mazur Quiroga, indicó que diversos servidores públicos serían llamados a declarar, incluido el director del centro preventivo –aparentemente cesado- y los custodios.

Confirmó también que el cuerpo de José Octavio N, tenía en el cuello no una soga, como se manejó inicialmente, sino una piola (cordón) y que la celda donde se encontraba recluido junto con otros tres internos era pequeña, de 4 por 4 metros, por lo cual estos procesados, que también esperaban la resolución de su situación jurídica, fueron a declarar.

Indicó que no existían antecedentes de que el presunto feminicida haya sido molestado previamente por los internos, además de asegurar que personal de la CODHEM estaría acompañando todas las indagatorias del caso, incluso el seguimiento de la necropsia.

El funcionario estatal rechazó por otro lado, como lo ha venido haciendo, que en el Estado de México haya fracaso la declaratoria de alerta de género que se instauró en once municipios mexiquenses desde hace dos años.

 

Resguardan casa de madre de Valeria por amenazas

Luego de que Sergio Gutiérrez, padre de la niña de 11 años asesinada, diera a conocer en entrevista supuestas amenazas de ataques al domicilio de la madre de la menor, el alcalde de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa García, dio instrucciones para que policías resguarden la casa de Jaqueline Ortiz.

El presidente municipal expresó que, aunque no han recibido ninguna denuncia formal, de manera preventiva, ya hay presencia de oficiales de la policía municipal haciendo labores de vigilancia permanente en el domicilio, pues de ninguna manera se permitirán agresiones o actos fuera de la ley a su persona o patrimonio.

Anunció que el Cabildo de Nezahualcóyotl en su totalidad ha ratificado el acuerdo hecho con vecinos y los propios familiares de la menor para mejorar las condiciones de seguridad en el municipio.

Entre estos destacan los compromisos de realizar más operativos al transporte, la instalación de nuevas cámaras de vigilancia y optimizar el alumbrado público, temas en los que aseguró se están redoblando esfuerzos y haciendo uso de todos los recursos al alcance de la administración para cumplirlos.

POR MARÍA TERESA MONTAÑO, con información de Gobierno del Estado de México y Notimex 

¿Te gustó este contenido?