Crece 30% seguridad privada

Ante el alza en delitos, ciudadanos contratan más guardias armados, sistemas de videovigilancia y seguros

La muerte del bebé Tadeo, víctima del tiroteo del lunes causó indignación
La muerte del bebé Tadeo, víctima del tiroteo del lunes causó indignación

GUADALAJARA. Además de los delitos de alto impacto, como los homicidios y las desapariciones, que han cimbrado a los habitantes de Jalisco por su alta incidencia, los ilícitos de bajo impacto en el estado van al alza, lo que ha elevado 30 por ciento la contratación de seguridad privada en el Área Metropolitana de Guadalajara.

De acuerdo con el presidente de la Unión Nacional de Empresas de Seguridad Privada (Unespa), Francisco Avelar, a partir de 2017, en la entidad creció la demanda de los servicios que prestan las 50 empresas integrantes y los ciudadanos no reniegan de los costos.

Los más solicitados son la seguridad armada, la intramuros, de custodia y de circuito cerrado de videovigilancia para negocios y domicilios.

Uno de los servicios en los que se han visto rebasadas en estas empresas es en la solicitud de escoltas, pues a partir del último año, los 10 mil con los que cuentan sus agremiados, son insuficientes ante la demanda de protección.

En el caso del robo en todas sus modalidades, Jalisco presentó un aumento de 13 por ciento en el primer cuatrimestre del año con respecto al mismo periodo de 2017.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el robo a casa habitación, a negocio y transeúntes en la vía pública, están entre los más frecuentes.

El robo a negocio presentó un alza de 42 por ciento durante estos primeros cuatro meses. En estos casos, el gasto que algunos jaliscienses hicieron en la contratación de un circuito cerrado de vigilancia ascendió a una inversión inicial de 50 mil pesos y después a una renta mensual de mil 500 pesos.

Las cifras de la dependencia federal muestran que el robo a personas en la vía pública es el que presenta un mayor incremento, con 75 por ciento.

Cerca de las 8:00 de la noche, Paola caminaba por la avenida Vallarta, en el centro de Guadalajara, cuando un sujeto la amagó a ella y a una amiga, para quitarles sus celulares. La amenaza de que les iban a meter un balazo si no entregaba los aparatos las dejó con paranoia al caminar por la calle.

Me robó una tranquilidad de todo, sospechó de todo y tengo un delirio de persecución constante en todos lados, perdí toda la confianza en la ciudad, cuenta Paola.

Después de esto, además de tomar precauciones en la calle, también aseguró su nuevo celular, lo que implicó un gasto de mil 800 pesos.

POR FÁTIMA AGUILAR

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosImpiden a migrantes pedir asilo

Impiden a migrantes pedir asilo