Bioguerra contra el plástico propone estudiante de Oaxaca

Iniciativas ciudadanas contribuyen a desechar el uso de productos sintéticos como el unicel y los polímeros, y sustituirlos por utensilios biodegradables hechos a base de materiales naturales

Productos a base de totomoxtle son alternativa para desechar los sintéticos. Foto: Genaro Altamirano
Productos a base de totomoxtle son alternativa para desechar los sintéticos. Foto: Genaro Altamirano

OAXACA. Vasos de totomoxtle, platos de cartón, popotes de carrizo, así como envolturas de papel estraza y de hojas silvestres y magueyes son algunas alternativas que implementa Oaxaca ante la prohibición de unicel y plásticos en al menos 15 municipios, incluyendo la capital.

Ricardo Osorio Domínguez, estudiante de la carrera de Tecnologías Bioalimentarias de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca (UTVCO), desarrolló un biomaterial a partir de la hoja de totomoxtle, como alternativa para la disminución del uso de plásticos en general.

Originario de Loma Bonita, donde sus familiares venden hamburguesas y hot dogs, Ricardo buscó el diseño de un plato biodegradable para el negocio. Hoy, su biomaterial tuvo una gran aceptación por los beneficios al ambiente y por representar un ahorro económico para los comerciantes, lo que le valió recibir este mes el Premio Estatal de la Juventud 2018.

Otra propuesta es la que hizo la artista plástica de Suiza Aline Hunzinker, residente en la ciudad de Oaxaca, quien creó popotes ecológicos con carrizo que crece en una pequeña cañada cercana a su casa. En su taller, la extranjera utiliza un cuchillo, una navaja y un taladro para perforar y pulir, con lo que crea 70 popotes diarios.

Dice que los popotes pueden ser reutilizados hasta por tres meses y son desinfectados con jabón, agua y vinagre.

Por su parte, el investigador Rafael Pérez Pacheco, coordinador de la Escuela Universitaria de Agronomía y Agricultura de Zaachila, propone reutilizar los envases o envolturas tradicionales que se perdieron con el uso del plástico y el unicel, como la hoja de San Pablo, para carne de horno o barbacoa, que permite mantenerla fresca.

A su vez, el diseñador francés Fernando Laposse, nacionalizado mexicano y con base en Londres, Inglaterra, lanzó un proyecto con el uso del totomoxtle para apoyar a productores de zonas de Oaxaca y Puebla, donde ha pasado los últimos años investigando el maíz. Lo ha utilizado para diseño de interiores o de muebles. Para ello, plancha las hojas de maíz y crea un material sustentable de varios colores como placas y maquetería. Así, crea desde tapiz hasta recipientes con las hojas del elote, como vasos y floreros.

 

POR GENARO ALTAMIRANO

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosA partir del 30 de marzo arrancarán las campañas y serán dos meses en que los aspirantes puedan ofertar sus programas
de trabajo para los poblanos. FOTO: ESPECIAL

Alistan batalla electoral