BC: 40 años 
sin saber de un huracán

Los fenómenos meteorológicos no 
alcanzan a esta entidad, pero el cambio climático puede alterar eso

BC: 40 años 
sin saber de un huracán

TIJUANA. En lo que va de la temporada, tres huracanes y tres tormentas tropicales han amenazado las costas del Pacífico en México, lo que ha provocado lluvias en casi todo el país, salvo en un lugar: Baja California, que, junto con San Diego, no han recibido fenómenos meteorológicos de este tipo en más de 40 años.

Aunque científicos en Estados Unidos registran a los remanentes del huracán Dean, en agosto de 2007, como los últimos efectos de un huracán de gran magnitud que tocaron la zona de Santa Bárbara y alcanzaron a San Diego, no se conoce a un huracán en ambas californias desde el año de 1976.

Los huracanes toman su energía de la temperatura del mar y se requiere que el agua este a 26 grados centígrados, aquí en nuestra región, es difícil alcanzar esa temperatura, pues la corriente de California, que viaja de norte a sur y recorre la costa del Pacífico, no llega nunca más allá de los 17 grados, indicó el catedrático de la Universidad de California en San Diego y ex funcionario de la administración oceánica y atmosférica de Estados Unidos, Óscar Romo.

 

Un huracán, consideran los científicos en La Jolla, sólo llegaría a azotar a Baja California, si el efecto de El Niño se presentará y la temperatura del mar aumentara, posibilidad que descartan las autoridades.

Aunque en el extremo norte de México la posibilidad de un huracán está prácticamente descartada por las autoridades, expertos aseguran que el cambio climático podría generar estos fenómenos en la región.

Tal como ocurrió en septiembre de 1976, con el huracán Kathleen, que cruzó por la península de Baja California hacia Ocotillo, California, y la tormenta tropical de 1939, en Long Beach, que tocó suelo en California, o el ciclón tropical de 1858, en San Diego.

Ante el cambio climático, no descarto que mañana nos juegue una sorpresa y nos pueda llegar un huracán, señaló Octavio Méndez Stoever, experto en Protección Civil, en Baja California.

Los expertos en ambos lados de la frontera coinciden en que el cambio climático y el aumento de las temperaturas en el mundo podrían traer más huracanes al planeta, una serie de combinaciones en el clima que ni Baja California, ni el condado de San Diego, en Estados Unidos, están preparados para enfrentar por falta de infraestructura.

En Baja California, el 1 de diciembre de 2017, el gobernador Francisco Vega y el Congreso local aprobaron un endeudamiento por 15 años con una empresa privada, para la construcción de tubería troncal de drenajes pluviales, que pagará al mes, un total de 2 millones 453 mil pesos de acuerdo con el diario oficial del estado.

Sin embargo, el último estudio de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali aseguró que para que la capital del estado tenga cerca del ciento por ciento del alcantarillado pluvial, es necesaria una inversión de casi 2 mil 743 millones de pesos.

En San Diego, la falta de preparación, dicen los científicos y ex funcionarios públicos, es la económica, pues ante la falta de lluvias intensas, los gobiernos dan poca importancia dentro de los presupuestos a proyectos de canalizaciones; en el sur de California se ha propuesto un proyecto para invertir en más canales pluviales, sin embargo, no se esperan dentro de los próximos 20 años, ante la falta de recursos.

POR MARINEE ZAVALA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosConstruyen comunidad vs. violencia

Construyen comunidad vs. violencia