Atajan en el agro cambio climático

En más de 40 mil hectáreas, en México practican agricultura protegida, que cuida a las plantas del entorno

Las estructuras más usadas son invernaderos, mallas, túneles altos y bajos. Foto: Cuartoscuro
Las estructuras más usadas son invernaderos, mallas, túneles altos y bajos. Foto: Cuartoscuro

El avance de la tecnología ha permitido realizar cambios importantes en los procesos de la agronomía, los cuales se reflejan en la agricultura protegida, técnica que permite cultivar cualquier producto en todo el año, no importando su época de cosecha.

En México, 40 mil 862 hectáreas hacen uso de este tipo de cultivo, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el cual consiste en utilizar estructuras para proteger las plantas del ambiente exterior, lo que permite al agricultor controlar los factores del medio ambiente y así minimizar el impacto que provoca el cambio climático en los productos del campo.

 

Existen calendarios de siembra en todos los países; en México está en el Servicio Meteorológico, pero los agricultores no están acostumbrados a revisarlo; ellos se basan en las fechas y temporadas que aprendieron, lo que hace difícil que todas sus cosechas se salven, aseguró el climatólogo Rafael Méndez.

 

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC), los estados que más utilizan esta técnica son Sinaloa, con 8 mil 990 hectáreas de este tipo, seguido de Jalisco, con 6 mil 130, y Baja California, con 4 mil 903.

Lo anterior se debe al clima caluroso que existe en dichas regiones que, al aplicar las nuevas formas de cultivo, pueden generar un mayor número de cosechas, así como nuevos productos naturales, sin necesidad de que se utilicen químicos.

En dichos huertos predomina la producción de jitomate, ya que en 70 por ciento de estos cultivos se cosecha dicho vegetal, seguido por el pimiento, con 20 por ciento, y el pepino, berenjena y habanero, con 10 por ciento.

Las estructuras más utilizadas de la agricultura protegida son los invernaderos, malla sombra, y los túneles altos y bajos, según datos del Servicio Nacional, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Sin embargo, estas instalaciones pueden ser muy diversas, ya que deben considerar la mayor o menor capacidad de control ambiental que pretenden manejar.

La mayoría de los cultivos están destinados a la exportación que principalmente va a Estados Unidos y Canadá, mercado que va en crecimiento, de acuerdo con AMHPAC, lo que provoca un aumento anual de 12 por ciento en el uso de este tipo de cultivos, ya que, bajo este sistema los productores logran productos de excelente calidad, en cualquier época del año, sin daños por factores climáticos y mucho menos por plagas y enfermedades.

 

Una de las ventajas es que los cultivos se desarrollan de forma más fácil y rápida; además, ayuda al planeta porque no se utiliza tanta agua, se hace en espacios más pequeños de los que antes se requerían y no repercute al crecimiento del producto, aseguró Consuelo Cuevas, experta en alimentos.

 

Sin embargo, aseguró que lo complicado radica en que es necesario tener un mercado fijo para poder crear este tipo de cultivos, ya que, con una constante producción, se debe de vender de inmediato, pues de lo contrario perderían su vigencia.

Además, para su construcción es necesario contar con un sustento económico, ya que la estructura que requiere necesita de una inversión alta por parte de los productores.

No obstante, la experta mencionó que la mayor parte del territorio mexicano tiene condiciones ideales para la producción de hortalizas y su radiación solar es de las mejores del mundo, por lo que no es muy necesario invertir tanto en comparación con otros lugares del mundo que tienen menos luz solar y temperaturas bajas.

 

Por FRIDA VALENCIA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosUna nueva caravana migrante ingresó a la frontera sur.FOTO: ESPECIAL

Meten a africanos a albergue del INM