Africanos copan Tapachula

Tardan seis meses en llegar al país y se encuentran afuera de la estación del INM; crecen detenciones 155%

Una familia del Congo se instaló en el exterior de la estación Siglo XXI; comparte con otras cuatro el espacio. FOTO: JENY PASCACIO
Una familia del Congo se instaló en el exterior de la estación Siglo XXI; comparte con otras cuatro el espacio. FOTO: JENY PASCACIO

Entre la multitud de migrantes del Congo, Camerún y Angola, una mujer se desmaya. Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) la llevan al interior de la estación Siglo XXI. Su esposo insiste en entrar y lo logra, en medio de empujones.

Fueron los únicos que ingresaron el lunes. Las horas pasaron y los extracontinentales, como los llama el INM, buscaron apoyo de las autoridades mexicanas, pues no cuentan con dinero para sostener la espera del oficio de salida.

Una mujer con el uniforme del INM, y a mano un megáfono, convoca a los migrantes y les dice que ingresarán de 10 en 10. Eso no pasa, no es cierto, dice Flida, una joven haitiana que viaja con su hijo de siete años, quien está enfermo, con llagas en la piel y fiebre.

Junto a ella, un grupo de cuatro mujeres enfadadas comienzan a decir que sus hijos también están enfermos, piden apoyo pero no logran que sean atendidos. No nos entienden y no les importa.

A las tres de la tarde, en el cambio de turno en la estación, los africanos comienzan a retirarse. Nadie logró entrar. Este día también hay haitianos.

Algunos buscan comida y un lugar para dormir, mientras otros colocan bolsas de polietileno sobre las casas de campaña en los alrededores de la Siglo XXI, para no mojarse con la lluvia.

A un costado de la estación, se localiza la colonia 5 de Febrero. Los habitantes rentan cuartos, casas, patios o azoteas desde 400 hasta mil 200 pesos por mes.

En un campamento con originarios del Congo, cinco familias comparten la comida y el espacio que una iglesia evangelista les proporcionó. Aquí sufro mucho, dice Ladi, una pequeña de ocho años que muestra sus sandalias rotas.

Este numeroso grupo se encuentra en Tapachula desde febrero. Viajaron durante seis meses para llegar a México y, con mucho temor, algunos dicen que respetarán la decisión del gobierno mexicano si los deportan.

Algunos policías federales los ubican como revoltosos y dicen que no logran comunicarse con ellos, pues dominan idiomas distintos al español.

Hasta lo que va de mayo, de acuerdo con activistas, cerca de tres mil migrantes de África y Haití han llegado a Tapachula.

El arribo de africanos ha ido en aumento. Afuera de la estación Siglo XXI, cerca de mil personas hacen largas filas, las deshacen y se desesperan al no poder comunicarse con las autoridades, ni con señas.

Sin embargo, no todos tienen paso libre. En el primer trimestre de 2019 el reporte del INM señala que mil 44 africanos fueron presentados ante autoridades migratorias, contra 408 en el mismo lapso de 2018, lo que significa un aumento de 155.88 por ciento.

Por Jeny Pascacio

¿Te gustó este contenido?