JUAN GABRIEL

¿Qué pasó con el papá de Juan Gabriel?

El cantante vio que se llevaron a su padre, quien entonces tenía 39 años de edad, y nunca lo volvió a ver

ESPECTÁCULOS

·
El padre del cantante jamás volvió a ser visto por la familia

Gabriel Aguilera se dedicaba al campo en Parácuaro, Michoacán, durante años vivió de la prosperidad que le podía dar la cosecha; sin embargo, un evento cambiaría completamente su vida. Jamás se enteró de que uno de sus hijos convertiría en uno de los iconos más grandes del país: Juan Gabriel.

Cierto día que estaba preparando la quema del pasto para preparar la tierra para comenzar a cultivar, las llamas perdieron el control y llegaron hasta los predios vecinos. Los lugareños lo persiguieron y lo amenazaron de muerte.

Desde entonces, el fuerte carácter que lo caracterizaba se fue convirtiendo en agresiones en contra de su familia, sobre todo de su esposa, a la que golpeaba brutalmente.

Estos ataques se repitieron a tal punto que fue llevado a La Castañeda, un centro psiquiátrico que hacinó a miles de personas a lo largo de su historia. Las crónicas de la época destacan que en ocasiones se tuvo a tres veces más pacientes de los que se podía albergar.

El centro psiquiátrico era más parecido a una cárcel.

En lugar de curarse en el lugar, los delirios del señor Aguilera aumentaron al punto de que comenzó a hablar con las paredes como si se tratara de sus hijos.

El más pequeño de sus hijos, Alberto, solía ser el que más era llamado durante balbuceos que enunciaba a lo largo de los pasillos del centro de retención. Su voz fue profética, pues el niño creció y obtuvo toda la fama y fortuna que le auguró desde que era pequeño.

Alberto, quien creció para convertirse en Juan Gabriel, tenía seis meses cuando su padre fue separado de él, por lo que no lo conoció. Poco o nada se sabe del señor Gabriel, quien a los 39 años de edad fue internado y nunca volvió a ser visto por el intérprete de “Querida”.

Su padre le auguró éxito y dinero antes de irse. 

¿Qué pudo haber vivido en La Castañeda?

El manicomio albergó a más de 60 mil pacientes psiquiátricos, a personas homosexuales, a prostitutas o “epilépticos”. Los diagnósticos eran dados por opiniones de los expertos que estaban en ese lugar, por lo que muchas veces se albergó a personas sanas en sin ningún motivo.

El lugar tenía 26 edificios donde los internos no se privaban del clasismo de la época, ya que eran divididos en pabellones para pacientes distinguidos, indigentes, adictos a los narcóticos o toxicómanos, retraso mental e inclusive lugares especiales para personas con infecciones transmisibles o venéreas.

El sitio estuvo en operación durante 58 años. Durante su última temporada, la atención a los pacientes fue decayendo. Las terapias con electroshock dejaron de ser las poco habituales terapias y se convirtieron en la norma con la cual se castigaba a los desobedientes.

Los internos sufrieron en cautiverio de golpes, insultos, de abusos, de los cuales pudo haber sido víctima el padre de “El Divo de Juárez”, de quien jamás se volvió a saber algo.