¿Qué tienen en común Pedro Infante y Belinda?

Además de su camino en la actuación y el canto, ambos sobresalen por una cualidad más

Belinda es una de las figuras más representativas del espectáculo nacional, mientras que Pedro Infante es una de las leyendas más grandes que ha pisado un escenario en México. Pese a que no compartieron época, ambos coinciden en algunas cualidades que son reconocidas por su público y seguidores. 

La más obvia es que ambos fueron reconocidos por su papel como actores, ella desde la infancia en telenovelas como “Aventuras en el tiempo” y él desde su etapa madura con cintas como “Escuela de rateros”. 

A la par de esto, los dos son destacados en el canto. Ella ha compuesto unas 30 canciones que ha colocado en sus discos. Infante queda mal en cuanto a la composición, ya que solamente prestó su voz, aunque tuvo una prolífica carrera con al menos 314 melodías que interpretó a lo largo de su vida. 

Pese a estas cualidades, ambas figuras destacan por tener un corazón enorme, situación que queda comprobada por su altruismo e interés en apoyar cuando se da una tragedia en el país. Al respecto, basta con mencionar un momento de la vida de cada uno para demostrarlo. 

Heroína sin capa

Mientras gran parte de los integrantes de la farándula se lamentaba en redes sociales por las personas que perdieron sus hogares o fueron víctimas de los derrumbes del sismo del 19 de septiembre de 2017, Belinda acudió a uno de los puntos más afectados del país: Jojutla de Juárez, en Morelos

En el lugar, la cantante se acercó a las personas que recogían los escombros que podían y compartió víveres con los presentes. Sin pedirles que la reconocieran por la ayuda, la intérprete no pidió ser reconocida por la hazaña

Ayudó en la zona. 

La única foto que se tomó ella en el momento, la cual por cierto borró de sus redes sociales después de ser criticada por ello, buscaba servir para pedir la ayuda de los demás y así traer más recursos a la zona. 

Aleida Romero, una de las vecinas de la zona, aseguró que la joven llegó sin invitación y contrario a querer darse promoción, trató de apoyar a la población, en la cual murieron 220 personas. 

Súper Pedro

Dos años antes de morir, en 1955, Pedro Infante se encontraba en la casa que tenía en Mérida, Yucatán, cuando se enteró de los estragos que estaba dejando el huracán Janet en la zona de Chetumal

Sin pensarlo dos veces, el “Ídolo de Guamúchil” llevó piloteó avión a una zona cercana al desastre y se dedicó a llevar a los damnificados a otras zonas para alejarlos del peligro. 

De acuerdo con las crónicas que se cuentan en el lugar, el intérprete de “Amorcito corazón” logró rescatar a un grupo considerable de personas que no se enteró en el momento que su salvador era la estrella del cine. 

El cantante ayudó a la gente. 

Estas narraciones suelen incluir la historia de un niño que tras ser puesto a salvo lloraba desconsolado. Cuando se le preguntó la razón, dijo que no encontraba a sus padres, por lo que el actor lo llevó a nueva cuenta a Chetumal, donde hallaron a ambos tutores sobre un árbol.

Durante toda esta travesía, Infante jamás pidió el reconocimiento, no se presentó frente a la gente a la que había ayudado y actuó de corazón, sin esperar nada a cambio.

GDM


Compartir