Pierde México la Sazón de Chepina Peralta

La primera mujer en tener un programa de cocina en América Latina falleció por causas naturales a los 90 años de edad

Pierde México la Sazón de Chepina Peralta
Chepina Peralta falleció a los 90 años de edad de causas naturales. Foto: Arte Especial

“Yo sin duda he cocinado mi vida. A veces se me ha salado, también se me ha quemado, incluso no me han salido las raciones, pero ha sido dulce”.

El corazón de Chepina Peralta, cuyo nombre real es Lucía Josefina Sánchez Quintanar, dejó de latir el pasado viernes 2 de abril, luego de 90 años de una vida con mucha sazón, marcada por los foros de televisión de cocina y los reflectores.

En sus últimos momentos, tuvo la dicha de estar acompañada de sus hijos, le sobreviven cinco, tres hombres y dos mujeres: Josefina, Ricardo, Víctor, Gustavo y Cecilia, quienes se encuentran serenos, ya que saben que su mamá se fue tranquila, en paz y ompartiendo, como a ella le gustaba.

La noticia de su fallecimiento fue dada a conocer al equipo de Gastrolab por su yerno, Jorge Fernández de Lara, quien aseguró que su muerte se debió a causas naturales y a su avanzada edad e indicó que debido a la situación que se vive por la pandemia, la familia mantendrá todos los servicios funerarios de forma privada.

“¿Quién dura al frente de un programa de televisión 40 años?, sólo Chabelo y yo”, bromeaba Chepina, quien nació un 20 de octubre de 1930 e inició su carrera en 1967 sin saber cocinar, ni conducir en

TV: “Llegué a un lugar que no conocía y que no busqué, es más no me gustaba cocinar, yo más bien era una maestra del habla. Jamás me imaginé que tendría el primer programa de cocina de América Latina”.

“Recuerdo que entré al estudio mordiendo el reboso, nunca había visto una cámara de televisión, prendieron las luces, me colocaron a cuadro y me dijeron: hable. Mis rodillitas temblaban y les tuve que decir: ‘quietas niñas’.

Me puse a hablar... De pronto, ¡corte!, y el patrocinador, que era estadounidense, dijo: ‘She is our lady’. Ahí empezó mi historia”, contó.

A lo largo de 50 años de trayectoria, grabó más de siete mil 300 programas de radio y televisión y, publicó 13 libros, el 14 se quedó en el tintero.

Jamás repitió una receta y hasta el pasado 12 de marzo en Gastrolab publicó su último artículo: “Gracias por la vida, por el cielo, el viento, el caer de una hoja y el volar de un pájaro. Lo que sale de mi corazón es gratitud. Gracias a mi familia y a tanta gente que quiero y que me ha acompañado y no ha dejado que me sienta sola. Amigas, amigos, nos vemos la próxima y ... que usted la guise bien”.

 

Por Miriam Lira

maaz


Compartir