Por mutaciones, laboratorios farmacéutico, no solo Pfizer, optarán por refuerzos de vacuna COVID-19

Las dosis del refuerzo probablemente deberá ser anuales en la población vulnerable

Por mutaciones, laboratorios farmacéutico, no solo Pfizer, optarán por refuerzos de vacuna COVID-19
Los laboratorios optarán por refuerzos de vacuna COVID-19. Foto: Especial

La comunidad médica y científica todavía no termina de conocer al coronavirus, y por lo mismo, tampoco se conoce el tiempo de protección que ofrece la vacuna. No es de extrañar que laboratorios farmacéuticos como Pfizer adviertan que será necesaria una tercera dosis para ampliar la protección, adelantan infectólogos entrevistados por El Heraldo de México.

El doctor Pedro Martínez subraya que la pregunta clave es: ¿cuánto van a durar los anticuerpos asociados a la vacunación? Los ensayos clínicos de las vacunas todavía no concluyen, por lo que no se sabe cuánto tiempo durarán los anticuerpos neutralizando al COVID-19. 

Además, tal como lo mencionó hoy el vocero oficial de la Ciencia en la Casa Blanca, David Kessler, el SAR-COV2 llegó para quedarse y se convertirá a futuro en una enfermedad estacional como la influenza.

Sin embargo, el COVID-19 tiene una mortalidad desproporcionadamente mayor, así como las secuelas que ocasiona en el organismo humano. Se predice que la protección no va a durar más allá de 9 meses a un año, todo dependerá de las investigaciones y adelantos. Por lo pronto, la dosis de la vacuna elaborada por Pfizer funciona durante 6 meses a un año.

Así que se prevé que el refuerzo será anual en la población vulnerable: mayores de 60 años, personas con enfermedades crónico-degenerativas, pacientes con inmunosupresión, entre otros.

Por su parte, el epidemiólogo Héctor Raúl Pérez Gómez señaló que los refuerzos de la vacuna estarán muy ligados a las nuevas variantes del COVID, pero que no hay definición hasta el momento, del tiempo que requiere la administración de una tercera dosis. 

El profesional de la medicina subrayó que las dos muertes registradas en México (una en el estado de Hidalgo y otra en Michoacán), deberán investigarse. Además, las autoridades sanitarias deberán mantener una estricta vigilancia epidemiológica durante el período de vacunación porque cuando ocurre una fatalidad, es obligatorio practicar una serie de estudios para determinar si la aplicación de la vacuna contribuyó al fallecimiento, si hubo una coincidencia o si había una enfermedad pre-existente.

Por Adriana Luna

fal


Compartir