Grey's Anatomy: Aquí la explicación de Krista Vernoff sobre la salida de Alex Karev en la serie

Ante el extraño final de Alex Karev en Grey's Anatomy, la showrunner del drama mencionó las razones y dio esperanzas a todos los fanáticos

Grey's Anatomy: Aquí la explicación de Krista Vernoff sobre la salida de Alex Karev en la serie
Final de Alex Karev en Greys Anatomy. Foto: IG

Alex Karev fue uno de los personajes que estuvieron en Grey's Anatomy durante más tiempo acompañando a su amiga Meredith Grey (Ellen Pompeo), luego de que la mayoría de los que iniciaran en el ya lejano 2005, fecha en la que salió a la luz el drama médico de Shonda Rhimes, dejaran paulatinamente la historia. 

De "Engendro del Diablo" Karev, interpretado por Justin Chambers, pasó a ser "La Persona" de la protagonista. Tuvieron que pasar 16 temporadas para que dijera adiós de una forma muy poco ortodoxa. 

Es de recordar que durante toda la historia, Alex tuvo varias parejas sentimentales, siendo Izzie y Jo Wilson las más celebres, justo a esta última fue a quien abandonó.

A L E R T A S P O I L E R S 

Alex, de acuerdo a la historia, regresó al lado de Izzie Stevens, quien tuvo gemelos hijos de Karev, pues es de recordar, que mientras la rubia luchaba contra el cáncer, su esposo congelo su esperma para poder formar una familia en el futuro. 

Tras la salida de Izzie, no se supo nada de ella, hasta que a través de una carta que Alex envió a Richard Webber, Miranda Bailey, Meredith Grey y Jo Wilson, explicó que se había convertido en una cirujana oncológica, que vivía en una granja en Kanzas, y era la madre de una niña y un niños. 

Cuando Alex se dio cuenta que con Izzie tenía una familia, decidió que esa sería su vida y abandonó Seattle y el Grey Sloan Memorial Hospital.

¿Por qué salió así?

Krista Vernoff showrunner de Grey's Anatomy, mencionó que la forma tan particular en la que salió este personaje tiene un porqué, pues no está cerrada la posibilidad de que en algún momento Alex Karev regrese a la historia. 

Así que no hay que perder las esperanzas. 

 

 


Compartir