Haz tu denuncia aquí

Desempolva sus miedos

El también actor tardó seis años en llevar a la pantalla grande su ópera prima, en la cual eligió como protagonistas a Mariana Treviño y Joaquín Cosío

ESPECTÁCULOS

·

Con 25 años de carrera actoral, José María Yazpik debutó como director de cine con una comedia inspirada en sus raíces. Por eso se basó en el pueblo donde nació su papá, San Ignacio, Baja California Sur, y donde él vivió y al que regresó para reflexionar sobre sus decisiones y enfrentar sus miedos e inseguridades.

El filme lleva por nombre Polvo, tardó más de seis años en realizarla, porque primero encargó el guion a Alejandro Ricaño, quien tuvo que dejarlo para terminar su obra de teatro. Fue él quien continuó trabajándolo, por eso decidió tomar la batuta como director, tarea que no fue fácil.

“Dirigí, porque en el guion escribí mis cuestionamientos, reflexiones y miedos, sólo dirigiendo podía superarlos”, contó Yazpik, quien al principio vio todo como una bola gigantesca que le caía encima, pero resolvió uno a uno los desafíos, viajó varias veces al lugar para revisar las locaciones y al filmar, todo fluyó, porque prácticamente tenía la tarea hecha.

Entre los desafíos que enfrentó, fue el cambió de locación en una escena que se filmaría dentro de la iglesia del pueblo y un día antes de hacerla, cancelaron el permiso, pero lo vio como un accidente normal de cualquier producción. “Si estás concentrado y abierto, siempre les puedes sacar provecho”, aseguró.

Pero el reto fue mayor, porque además de dirigir, protagonizó la cinta, interpretando al Chato, un hombre que regresa a su pueblo 10 años después de su partida, se reencuentra con su viejo amor Jacinta (Mariana Treviño), sus costumbres y sus padres. Pero no llega para quedarse, sólo pasa a recoger los paquetes de cocaína que cayeron en el lugar, su jefe los quiere de vuelta y el pueblo lo cuestiona por dónde ha estado.

Joaquín Cosío, Angélica Aragón, Jesús Ochoa, Adrián Vázquez y Manuel Poncelis también forman parte del reparto, lo cual representó otra dificultad, porque no pudo reunir a todos los actores para ensayar. Estaban en distintos proyectos trabajando, en especial, Mariana, a quien después de darle el guion se fue a España y todas las conversaciones fueron por correo o Whats App. Sin embargo, quiso tenerla dentro del proyecto, porque escribió el personaje pensando en ella.

“Con Mariana sucedió algo especial. Es una extraordinaria actriz, no sé por qué siempre le dan los mismos papeles, claro que lo hace espectacular, pero a veces la gente que es buena para la comedia, tiende a serlo también en el drama. Aquí tiene diálogos graciosos, pero la historia es más seria, y lo hace perfecto”, afirmó.

La historia está inspirada en un hecho real que sucedió en Colombia, pero que tuvo un final más triste, era cuando comenzaba el auge de la cocaína.

POR PATRICIA VILLANUEVA VALDEZ

abr