Haz tu denuncia aquí

Elisa Vicedo habla de su agresión

ESPECTÁCULOS

·
La actriz Elisa Vicedo señaló que fue atacada sexualmente por el productor Eduardo Carbajal, hace dos años y desde entonces vive con miedo, por eso evitó trabajar de nuevo con el también actor, hasta el domingo pasado, cuando lo vio en un evento y él aparentemente le pegó, dejándole una herida en su ojo izquierdo. De acuerdo con Elisa, esta agresión se dio en El Parque Hundido en el cierre de campaña de Emmanuel Duprez. Ella se encontraba en el lugar con su colega Esperanza Morat, quien hace tres meses la sustituyó en la obra de Teatro en Corto, producción que Elisa dejó para no encontrarse con Eduardo pero explicó los motivos de su salida y que pensaba demandarlo. Las jóvenes estaban platicando en el evento, cuando vieron que llegó Carbajal, quien de inmediato le pidió a Elisa hablar a solas:  
Le dije que me dejara ir, pero él insistía en que habláramos. Antes de que mis amigos me alejaran de él, alcanzó a decirme al oído derecho, ‘te callas o te mato’. En seguida le hablé a mi papá para que fuera por mí. Pero entre tanto alboroto no le pude contestar el teléfono. Cuando por fin me reuní con él, Esperanza me comentó que Eduardo le mandó audios en los que la humillaba, y al escucharlos recordé lo que yo viví. Mi padre y ella me preguntaron si siempre me iba a esconder, les dije que no y regresamos a buscarlo”, declaró Elisa en un Hotel del centro de la CDMX.
  Fue entonces cuando el señor Willy Vicedo le pidió a Eduardo que se retirara del bosque, y empezaron a forcejear. “Cuando vi a mi papá vulnerable ante alguien que me hizo tanto daño, no podía dejarlo solo. Me acerqué y junto a otros dos amigos los separamos, él me gritó cabrona, yo le contesté que era un violador”, contó la actriz. Fue entonces cuando aparentemente sacó un objeto metálico y le pegó en el ojo izquierdo, lo que provocó que se cayera encima de su padre y Carbajal se fuera. La herida de la actriz es de seis centímetros y siete actores más la acompañaron en la conferencia de prensa, atestiguando los hechos, Elisa explicó que tardó tanto en hablar por miedo, pero ahora busca darle voz a todas esas mujeres que han pasado por lo mismo, ya que esto le provocó una fuerte depresión y tuvo que ser medicada. “El domingo surgió una valentía en mí, que no sabía que existía, y aunque estoy aterrada, ya no hay vuelta atrás”, detalló. Hasta ahora no ha recibido amenazas por sus declaraciones, pero sí fue acosada cuando dejó la obra. Ante la agresión física, presentó una demanda por lesiones en contra de Carbajal, pero no habló más del ataque sexual con el fin de no entorpecer el proceso legal que ya se sigue.   Por PATRICIA VILLANUEVA jram