Haz tu denuncia aquí

Olvidado por la academia mexicana

ESPECTÁCULOS

·
El director mexicano Michel Franco estrenó el año pasado su quinta película Las hijas de Abril, la cual recibió dos nominaciones al Ariel, como Mejor actor de y Coactuación Femenina. Aunque agradeció el reconocimiento, lamentó que una vez más no tomaran en cuenta su trabajo como director. “Ya me cansé, porque lo siento como algo personal, es una discriminación hacia mi trabajo. No he hecho otra cosa más que promover el cine mexicano y no entiendo por qué la Academia no me ha nominado a un Ariel”, dijo el cineasta y felicitó a todos los que competirán por una estatuilla. El no ser nominado, lo consideró ridículo, porque otros premios como los Canacine y las Diosas de Plata sí le dan este reconocimiento y el público asiste a ver sus filmes que llegan con varias copias a todo el país. Sin embargo, lo que realmente le duele al ser excluido de los Ariel es que no “se siente parte de la comunidad cinematográfica mexicana”. Recordó que, por muchos años, también ignoraron a Amat Escalante, director de La región salvaje, y por fin ya lo nombraron este año. Por lo que no sabe cuáles son los lineamientos que siguen para escoger el trabajo de algún creador. No obstante, seguirá postulando sus cintas porque a los actores les gusta ser nominados y no les quiero quitar la ilusión. “La Academia es un grupo de amigos que no les gusta lo que hace Eugenio Derbez o Gary Alazraki, pero tampoco les caigo bien yo. Les gusta mi cine y por eso nominan a los actores, pero yo no les caigo bien y por eso no me nominan, es ridículo”, afirmó. Franco hizo hincapié que no sabe de quién es la culpa, porque tiene una buena amistad con Ernesto Contreras, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas que organiza dichos premios, no sé ni de quién hablo, pero considera injusto que directores como él están ganando premios en festivales importantes y también hagan taquilla, “yo cumplo con los dos”. ES NECESARIO CAMBIAR LAS LEYES Sin importar todo esto, el cineasta aseguró que no se va a ir de México, pese a que ha recibido llamadas de Estados Unidos para dirigir series o películas, pero él ama su país y siente que aquí es el único lugar donde puede dirigir lo que escribe. Al cuestionarlo sobre la distribución del cine mexicano en las carteleras del país, el cual llega a muy pocas salas, contestó que primero, hay que pelear por un porcentaje máximo de cuantas pantallas puede ocupar una misma película, sin importar la nacionalidad, para que una misma cinta no esté en el 70 por ciento de las salas. “Que por lo regular es una gringa de superhéroes, si fuera una de los hermanos Coen no me molestaría”, señaló. Actualmente el director se encuentra trabajando en la filmación y producción de la cinta Mano de obra que cuenta la historia de unos albañiles que piensan que tienen todos los derechos de poseer la construcción que están haciendo, la cinta la dirigirá David Zonana, se rodará en la CDMX. POR PATRICIA VILLANUEVA