Haz tu denuncia aquí

Caricaturas millonarias

ESPECTÁCULOS

·
Esta semana se anunció el lanzamiento de varias caricaturas importantes: Disenchantment, la primera serie animada de Matt Groening, creador de Los Simpson, en 20 años. También, She-Ra and the Princesses of Power, un reboot de la caricatura de 1985 y, la más polémica, una nueva versión de Thundercats, con un estilo más infantil que hizo enfurecer a sus fans en redes sociales. Vivimos un auge de productos animados. Tan sólo el mes pasado, Ibermedia, el programa internacional de estímulos para el cine y la televisión en español, aumentó sus apoyos para este tipo de producciones. A la par, cintas como la mexicana Ana y Bruno, del director Carlos Carrera, ganó como Mejor Película animada en la primera edición de los Premios Quirino, en Tenerife. Y aunque una película como Coco, de los estudios Disney, no es mexicana, su éxito ha despertado el interés por lo que los creativos latinoamericanos pueden aportar en el terreno de la animación. Al día de hoy, Coco rebasó los 800 millones de dólares en taquilla.   [caption id="attachment_290233" align="aligncenter" width="600"] Foto: Especial[/caption]   Tras la buena recepción de propuestas que no van dirigidas al público infantil, como Cartas de Van Gogh, que ya superó los 20 millones de dólares en su recaudación internacional, la Unión Europea, a través de su programa para el desarrollo del sector audiovisual, ya empieza a dar preferencia a compañías especializadas en animación. Una de las tendencias más identificables del cine independiente en el Festival de Cannes de 2018, fueron las producciones animadas, con títulos como Fireheart y Missing Link, mientras que las películas francesas más exitosas de los últimos años fuera de ese país, son animadas: El principito, y Bailarina. Según reportó Variety, medio especializado en la industria del entretenimiento, los productores se han inclinando a la animación por la dificultad para competir con las grandes producciones y propiedades de Hollywood. Una cinta animada tiene más posibilidades de conectar con el público, mientras que una película con actores, que no sea una cinta de superhéroes o la continuación de una franquicia, requiere de más inversión para atraer audiencias. En Toronto, la compañía Entertainment One publicó su reporte de 2018, y entre los datos más reveladores está que las ganancias generadas por sus contenidos familiares, como Peppa Pig, aumentaron 56 por ciento, mientras que su división de cine cayó 32 por ciento.   [caption id="attachment_290234" align="aligncenter" width="600"] Foto: Especial[/caption]   En televisión, se viene una ola de nuevas producciones animadas. Desde una adaptación de la franquicia de Rápido y furioso, hasta una serie llamada Striker Force 7, que el futbolista Cristiano Ronaldo está ayudando a desarrollar. Tras el éxito de su serie animada Trollhunters, el mexicano Guillermo Del Toro acaba de firmar un contrato con Dreamworks, para producir más películas de animación por varios años. Todo esto, sin contar la avalancha de títulos que ya están regresando con el mercado de la nostalgia: Patoaventuras, Animaniacs, Scooby Doo, Popeye y varias más. Por: Carlos Celis