Haz tu denuncia aquí

Óscar Chávez sigue creando música

Óscar Chávez prepara su próxima presentación en el Teatro Esperanza Iris. El músico aseguró sentirse muy bien de salud

ESPECTÁCULOS

·
Desde hace dos semanas, Óscar Chávez dedica entre cuatro y cinco horas del día a ensayar los temas que cantará en su próximo recital del 3 de noviembre en el Teatro de la Ciudad. Asegura llevar una vida tranquila y sana a sus 83 años de edad. Se levanta y desayuna en casa, después parte a su oficina. “Estoy bien de salud y seguiré en los escenarios hasta que tenga la energía suficiente. Sólo el oído me molesta y no escucho bien, pero eso no afecta mis presentaciones”, señaló el intérprete con 52 años de carrera musical. El cantautor enfoca su tiempo en revisar papeles de sus presentaciones en su lugar de trabajo, en donde hay cuadros de los reconocimientos que le han dado, así como publicidad de algunos shows. Escribió sus primeros éxitos en los 60 y fue una voz importante en el movimiento estudiantil de 1968. Después, siguió con la crítica social en sus letras, como “Se vende mi país”, de 1995. Pero de su amplio repertorio, no tiene un tema favorito, todos los considera como sus hijos, por eso se deja llevar más por la reacción de la gente en cada show, entre los temas más celebrados están: “Macondo”, “Por ti” y “Perdón”. “Hay muchas canciones que al público le conmueven y se crea un ambiente muy especial”, dijo, pero espera que su problema del oído, no afecte tanto la velada. Pese a que no compone con la misma frecuencia, aún escribe en su libreta algunas ideas para futuras canciones que hablan de la sociedad, la vida o el país. “El México de hoy está muy mal, caótico, es bastante mediocre todo lo que pasa, pero esperemos que sea otra crisis de la que salgamos adelante o al menos sigamos flotando”, comentó. LAMENTA QUE YA NO SE VENDAN LOS DISCOS Por ahora no planea entrar al estudio de grabación, no por falta de temas, sino porque no tiene financiamiento, y está consciente de que el disco físico ya no tiene futuro, que todo debe subirse a las plataformas. “Eso es espantoso, odio todo lo digital. No sé qué voy hacer. Es problema de generaciones y de degeneraciones, me duele mucho que el producto haya desaparecido, en las redes no creo, sé que sirven, pero es muy difícil y complicado, siento que no hay un control”. Considera que esto provocó una crisis en la música, haciendo más difícil la situación para los artistas independientes como él, que en cada producción inician desde cero para grabar un material. Pero no pide clemencia para que le den trabajo. Sobre si los jóvenes conocen o no su carrera, afirmó que lo tiene sin cuidado, ya que él se enfoca en trabajar, tampoco conoce las nuevas propuestas musicales: “Espero que sean buenas, no estoy tan enterado de lo que hay, pero en todas las épocas hay cosas interesantes y otras malas, claro que sólo se queda la buena y para eso, se necesita tiempo. Así es la vida”, comentó. Pese a que dijo que no le interesan las nuevas generaciones, donó todo su acervo personal a la Fonoteca Nacional con el fin de que lo clasifiquen, digitalicen y conserven para que la gente que se interese en conocerlo, lo consuma. POR PATRICIA VILLANUEVA