Tecnología enriquece al teatro

El Director Artístico de Jesucristo Superestrella mencionó que el teatro nunca eliminará la escenografía física

TRABAJO. Actualmente Gou Producciones tiene 12 puestas en escena de gira.  Coeditor Gráfico: Ismael Espinoza
TRABAJO. Actualmente Gou Producciones tiene 12 puestas en escena de gira. Coeditor Gráfico: Ismael Espinoza

La obra Jesucristo Superestrella está de gira, 10 toneladas de producción se trasladan en 10 tráileres por las carreteras del país, pero además de las estructuras escenográficas, destaca el equipo tecnológico con el que cuenta: 168 horas de programación en consola de video, 122 luces robóticas, 10 proyectores lásers, y una decena de cuadros leds. Una obra que mezcla los dos mundos para presentar un show innovador y nunca antes visto en México, pero aún con el apoyo que da la tecnología, el director de arte, Armando Reyes, asegura que ésta nunca eliminará los elementos físicos.

La tecnología no puede sustituir una escenografía, porque dejaría de ser teatro, una experiencia en vivo que requiere de aspectos en 3D, para mayor proyección, pero en una silla holográfica nunca se va a poder sentar un actor, dijo Reyes, quien tiene 11 años trabajando con Gou Producciones.

La combinación de estos dos mundos, la escenografía y el mapping, logran espectáculos como el protagonizado por Beto Cuevas, Kalimba, Erik Rubín, Enrique Guzmán, Leonardo de Lozanne, Yahir y María José, por citar algunos, pero el teatro nunca dejará la parte de en vivo. Reyes trabajó junto con Jorge Ferrari, Diseñador de Escenografía, y Maxi Vecco, diseñador de Video Escénico.

Juntos hicieron un mapping 3D que se proyecta en cada cara, pared, coche, botes y hasta en el suelo. La proyección se hace lateral y frontalmente. Además se cuenta con una cuarta pared en el escenario, porque hay un telón que cae al frente del escenario y se logra un efecto de holograma. Cada cuarto del edificio está adecuado acústicamente porque ahí se encuentran los músicos.

Trabajaron más de un año grabando los videos, y con la coreógrafa para que el elenco tuviera que estar en el lugar preciso para que la escenografía corra. Ya que todo se reproduce a través de un programa de computadora, sólo tuvieron tres semanas para montar una producción que requería de mínimo tres meses, pero con el fin de mantener los compromisos del teatro, lo hicieron en ese corto tiempo, por lo que requirieron de 370 personas laborando 24 por siete, en las distintas áreas.

La llegada de la tecnología tampoco disminuye costos, porque si bien ya no se le paga a una persona para que haga el elemento físico, sí se le retribuye a diseñador que lo recrea.

Mientras la obra tuvo funciones en el mes de julio, se recreó otra igual para la gira, con ésta, estuvieron ensayando el montado y desmontado, para poder llevar la misma calidad de show a todos los lugares que visitaran con todo el elenco. Esto les permitió recrear todo en 48 horas.

Mencionó que se adaptan al presupuesto de la producción, por ejemplo en el show de Paw Patrol en vivo, tenían que replicar la versión de Estados Unidos y mejorarla para traerla a Latinoamérica. En la obra hay un momento de nieve, pero costaba mucho dinero para traerlo a México, una caja de tres kilos, estaba cerca de 250 dólares, más pagar la importación y las máquinas para tirarla. Después de analizar cómo sustituirlo, notó que sólo era plástico, parecido al que se usa para forro de cuadernos, por lo que metió un poco a la licuadora y encontró la solución.

Después lograron una nieve mejor que la original y se volvieron en los proveedores a nivel mundial para dicho show. La obra alterna su gira con la Ciudad de México.

Somos ingeniosos y la tecnología suma, nos volvemos más innovadores, con Jesucristo eso pasó, es el ingenio de nosotros con la combinación del diseño, dándole la vuelta a todo, aseguró.

EL DESTINO FINAL

Una vez que finaliza una temporada, cuando bajas la escenografía, todo se convierte en fierros viejos inservibles, mencionó Reyes, pero no se va a la basura, lo guardan en las bodegas del teatro y se reutiliza en una producción nueva.

Mucha de la madera que se usa en esta obra es reciclada, también hay cosas que se hacen de cero, comentó. Después de meses que no ven funcionalidad a algún material lo donan a escuelas de teatro. En el sismo del 19s, donaron las maderas y las marquesinas de los teatros para que sirvieran como techos de algunos centros de acopio.

POR PATRICIA VILLANUEVA VALDEZ

abr

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EscenaCOMPETENCIA. En el casting concursaron 40 personas. Foto: Daniel Ojeda

Pelean por su sueño