Óscar Chávez hereda su legado

El cantante de 83 años donó documentos sonoros, reconocimientos y fotografías a la Fonoteca Nacional

FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS
FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS

 

Seis mil 60 documentos fonográficos, audiovisuales y gráficos donó el compositor Óscar Chávez a la Fonoteca Nacional para que sea conservado de la mejor manera y las nuevas generaciones conozcan su legado de más de 60 años en la escena musical.

Entre todo este material destacan los 297 casetes y discos de vinilo que el equipo de Mariela Salazar, Jefa del Departamento de Conservación y Administración de Colecciones, recolectó durante dos meses en el estudio y la casa del músico, quien en todo momento supervisó la recolección y al ver el trabajo, decidió donar las demás pertenencias que tenía.

 

 

Óscar Chávez es una persona seria, con gran calidad humana, que ama su trabajo y cuando habla de su música se transforma. Cada material que nos enseñaba evocaba un recuerdo. Nuestros documentalistas siempre le preguntaban cualquier duda y él, muy atento les respondía, dijo Salazar mientras mostraba algunos de los cuadros, fotografías, reconocimientos y partituras de la obra del maestro Chávez, y que para no dañarlos, usó unos guantes de tela con nitrilo en la palma.

El acervo se resguarda en las dos bóvedas que están cruzando el jardín sonoro de la Casa Alvarado, donde se ubica la Fonoteca, a una temperatura de 40 por ciento de humedad, y 18 grados centígrados. Este clima es ideal para los discos y cintas de carrete abierto, pero entra en el rango en la que se pueden mantener las otras donaciones.

 

 

En los estantes de las bóvedas hay uno rotulado con el nombre de Óscar Chávez, en ese pasillo se aprecian cerca de 21 cajas negras y 16 rollos, cada uno está marcado con el material que resguarda, como los cuatro volúmenes de Encerrona, publicados en 1995.

 

FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS

 

Óscar tenía la conciencia de que el material sonoro contaba con un soporte frágil que podía ser dañado o desaparecer, por eso lo entregó, ya que se clasificó, pasó por una etapa curativa y después todo el material auditivo se digitalizó para su perseverancia, comentó Ernesto Velázquez Briseño, Director de la Fonoteca Nacional.

De las más de seis mil piezas, el director no encuentra una sola que tenga un valor superior a la otra, ya que considera que es una colección invaluable y da un contexto histórico del artista; como un panfleto de la presentación del artista en los 70, o un retrato, dibujado a lápiz por una fan.

 

FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS

 

Son registros personales, eso no se puede valorar, porque cómo cotizar un reconocimiento, los recortes de periódico, la correspondencia o un registro sonoro. No hay una valoración económica, pero es un gesto extraordinario, es considerado como un  tesoro, un testimonio de la cultura musical en México, señaló Velázquez, quien mantiene una buena relación con el compositor.

Además del material que Óscar cedió, la institución ya contaba con algunos archivos del cantante, entre ellos unas imágenes del documentalista Julio Pliego que formaron parte del programa México en los 60, antes del 68, exhibido en Canal 22. En éstas se aprecia un concierto de Pete Seeger en el que presentaba a la joven promesa de la música mexicana, esa persona era Óscar Chávez.

 

Le conté esta historia a Óscar y con el permiso de Prieto le regalé las cintas, pero este material no tiene sonido, y ahora Óscar me dio la noticia de que ya lo encontró. Ese material tendrá un valor único, contó Ernesto Briseño.

FOTO: PABLO SALAZAR SOLÍS

 

Finalmente detalló que planean hacer un catálogo accesible a toda la gente con los documentos más importantes del compositor.

 

 

DATOS

 

  • La mayoría de las imágenes venían en álbumes fotográficos, separadas por una hoja de papel con una ficha técnica de dónde fueron tomadas.
  • El material se guarda en cajas de polipropileno de color negro que lo protegen del polvo.
  • Los cuadros los cubren con papel libre de ácido.
  • La Fonoteca Nacional cuenta con 202 colecciones.
  • La Casa Alvarado fue edificada en el siglo XVIII y declarada monumento histórico por la Dirección de Monumentos Coloniales en 1932.
  • 141 documentos audiovisuales.
  • 366 bibliográficos como partituras.
  • 251 libretos, panfletos y programas.
  • 466 archivos personales.
  • 4,460 gráficos como carteles y dibujos.

Por Patricia Villanueva

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EscenaFoto: Especial

Guía de escena