La rompió en México

La banda británica de reggae celebró 40 años de trayectoria en el festival de jazz de la Riviera Maya

SOLIDARIA. Chrissie Hynde, vocalista de The
Pretenders, los vio tocar y apoyó en sus inicios. Foto: Fernando Aceves
SOLIDARIA. Chrissie Hynde, vocalista de The Pretenders, los vio tocar y apoyó en sus inicios. Foto: Fernando Aceves

¡Sí se puede!, ¡sí se puede! Gritaron al unísono las 20 mil personas que se reunieron en Playa Mamitas, Playa del Carmen, para escuchar a UB40, la icónica banda de pop reggae británica que, desde hace 20 años, no pisaba escenario mexicano y que, después de interpretar eufóricamente ante un público completamente entregado su más grande éxito Red red wine y, tras iniciar los primeros acordes del hit Falling in love with you sufrió el terror de cualquier banda: quedarse sin audio.

Miradas de desconcierto y Duncan Campbell, vocalista de la banda, atónito corriendo hacia la consola. Ni 40 años de trayectoria, los cuales vinieron a celebrar al Festival de Jazz de la Riviera Maya, preparan para semejante fallo.

La sorpresa, sus fans, que, guiados por el resto de la banda y el romper de las olas, cantaron a todo pulmón y a capela: Shall I stay. Would it be a sin; if I can’t help falling in love with you. Y el grito final de, sí se pudo.

UNA Y MIL VECES

La revista Current Biology lanzó un estudio en el que analizó 80 mil progresiones de acordes en 745 canciones pop clásicas de Billboard, Ob-La-Di, Ob-La-Da de los Beatles y Red red wine resultaron las más placenteras e irresistibles de cantar, pero, UB40, ¿ya se cansó de cantarla? Nunca, nunca la practicamos. La verdad sobre está canción es que a través de los años, lo que realmente nos produce placer es ver cómo nuestro público la ha hecho suya. Comenzamos a tocarla porque la amábamos de niños, la escuchamos de Tony Tribe y después con Neil Diamond, nosotros sólo la convertimos en un hit; llega a ser cansado, pero amamos las reacciones que produce, aseguró Campbell.

EL PRESENTE

For the Many, es el vigésimo álbum de estudio de la banda. La portada fue diseñada por su saxofonista, Brian Travers y, según Campbell, es uno de sus discos más políticos.

POR MIRIAM LIRA

abr

¿Te gustó este contenido?