Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar, repudia las narcoseries

Juan Pablo Escobar, el hijo de Pablo Escobar Gaviria, es claro con las narcoseries: "cuentan mentiras y ponen a los criminales como superhéroes".

Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar, repudia las narcoseries

Juan Pablo Escobar, el hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, es claro con las narcoseries de Netflix y Blim: Cuentan mentiras y ponen a los criminales mexicanos y colombianos como superhéroes.

No estoy de acuerdo en que se glorifique la actividad criminal ni que se le venda a los jóvenes la idea de que Pablo Escobar es un superhéroe al que deben imitar y seguir, cuenta el hombre, quien se negó a heredar el imperio del narcotraficante más famoso de la década de los 80.

Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar, repudia las narcoseries

En cada una de las conferencias y ponencias que el hijo del narcotraficante colombiano imparte, en México, América Latina, Rusia y Europa, critica a las narcoseries:

Muestro la diferencia entre la realidad que yo viví y las mentiras que cuenta la televisión, expresó a El Heraldo de México.

Desde el 1 de septiembre, Netflix colocó los 10 episodios que componen la tercera temporada de Narcos.

La serie regresa con un nuevo reparto en donde exponen que cuando los cárteles de cocaína caen, nacen otros: el día que Pablo murió, el cártel de Cali se convirtió en el enemigo público número uno.

Se hicieron llamar los caballeros de Cali, los capos más grandes de la droga. La empresa de entretenimiento compró una pauta de publicidad en YouTube para promocionar la serie del colombiano más temido en la década de los 80 y 90.

En mis conferencias cuento mi historia personal y la de mi padre, porque no es una buena idea meterse en el mundo (del narcotráfico), relata Juan Pablo, quien cambió de identidad a los 16 años.

Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar, repudia las narcoseries

A partir de ese momento, se nombró Juan Sebastián Marroquín, lo mismo hicieron su madre y su hermana menor, y su esposa, de las cuales se conoce y se sabe poco.

El hijo de Escobar Gaviria quiere por igual a Colombia, donde nació; a Argentina, donde vive refugiado y exiliado desde hace más de dos décadas, y a México, una nación de la que se enamoró a través de su esposa e hijo.

La familia de Pablo Escobar vive a unos 20 kilómetros de Buenos Aires. Marroquín se alejó de las noticias desde el primer día que pisó tierras argentinas y decidió dedicarse a promover la paz y a mostrar, a través de libros y la ropa, los peligros de ser narcotraficante.

El colombiano vive alejado del glamur y viaja por América Latina sin escoltas ni guardias de seguridad. Y también se la pasa dando conferencias por el mundo.

A finales de mayo de 2017, Juan Pablo Escobar habló ante 20 mil jóvenes de Reynosa, Matamoros, Ciudad Victoria y otras ciudades de Tamaulipas, uno de los estados más afectados por la violencia y el crimen organizado en México.

El número de jóvenes que fueron a ver al hijo de Pablo Escobar batió un récord, ya que nunca antes había reunido a ese número de personas.

El grupo más grande de adolescentes que juntó fue de 3 mil 500 en Guadalajara.

Sentí mucha ilusión y esperanza de que la juventud entendiera mi mensaje de reflexión y de paz. De hecho le agradecí al gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca que me hubiera invitado y llevado a ver a los chicos que viven expuestos la violencia y al narcotráfico, expresa Juan Pablo.

Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar, repudia las narcoseries

Según el autor del libro Pablo Escobar: Lo que mi padre nunca me contó, la mayoría de los jóvenes de Tamaulipas habían visto las series de televisión, cuya influencia es tremenda.

Con sus diálogos y su literatura, unos gratis y otros pagados por las empresas busca cambiar la visión del mundo narco.

NADIE MATA A LOS LIBROS

A mí me da más pavor la página llena con las historias, porque esas son las que cuesta revelar y son historias con una carga de responsabilidad por decir lo que mi padre hizo, cuenta.

Me dio miedo revelar la vida de Pablo Escobar, pero ya los libros están publicados. A los libros no los puede matar nadie, lanza Escobar.

A las empresas privadas les cobra las conferencias, pero por una que pagan es una que regalan y ésa es una política para mostrar a la juventud que no deben seguir con las experiencias de violencia.

POR  ENRIQUE HERNÁNDEZ

FOTOS: LESLIE PÉREZ

GALERÍA DE JUAN PABLO ESCOBAR

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso