Un Caballero construyó toda Roma

El nominado al Oscar tardó ocho meses en preproducir la cinta, 19 semanas filmando y cinco meses más en postproducción

“Hay que diseñar todas las cuadras que se ven al dedillo, nosotros las hicimos en un programa 3D con un stock y texturas que sacamos de la colonia Roma y de la Condesa”, recordó
“Hay que diseñar todas las cuadras que se ven al dedillo, nosotros las hicimos en un programa 3D con un stock y texturas que sacamos de la colonia Roma y de la Condesa”, recordó FOTO: Nayeli Cruz

Después de una intensa charla con Alfonso Cuarón, Eugenio Caballero comenzó la preproducción de la película Roma; mientras el casting se realizaba, él trataba de recrear los recuerdos del cineasta, del México de los años 70. Todo esto le llevó entre ocho y nueve meses, y una vez que el elenco estuvo completo, rodaron durante 19 semanas.

Lo más difícil fue resolver el rompecabezas general, porque hubo escenas en distintos sets, algunas eran locaciones naturales, otras construidas o construcciones desde cero, además de todo lo que se hizo digitalmente. Todo eso me emocionó mucho, pero fue complicado y tuvimos que construir calles desde cero, señaló.

Entre las escenas más laboriosas, estuvo la de Baja California, donde el personaje de Sofía, interpretado por Marina de Tavira, estrella el Galaxy con los dos camiones, y la del Cine las Américas. Ambos se construyeron de manera física, un espacio de 250 metros de largo por seis de alto, pero al ser tomas tan abiertas, es decir, no sólo se aprecian los autos, que sí estaban de manera física, sino también la parte de arriba de los edificios; todo eso se hizo sobre un fondo verde que terminó detallando de manera digital.

FOTO: Nayeli Cruz

Hay que diseñar todas las cuadras que se ven al dedillo, nosotros las hicimos en un programa 3D con un stock y texturas que sacamos de la colonia Roma y de la Condesa, recordó.

Para Caballero filmar en México no fue fácil, sin embargo, de inmediato reflexionó e indicó que fue igual de complicado que en todas las ciudades porque son lugares con problemas de tráfico. Un rodaje siempre es problemático porque tienes que cerrar calles, que preparar todo con días de anticipación, sobre todo cuando es de época, y cuidar que no haya un coche que estorbe y que cada letrero coincida, afirmó.

VE COMPLICADO EL OSCAR

Ésta no es la primera vez que Eugenio es reconocido por la Academia de Cine de Hollywood con una nominación, en 2007 vivió la misma emoción por su colaboración con Guillermo del Toro en la cinta El laberinto del fauno, aquella ocasión se coronó con el galardón. Hoy a 12 años habló de las diferencias entre una y otra cinta.

Son películas muy distintas, en El laberinto del fauno todo es construido desde cero, no tuvimos que lidiar con locaciones. Básicamente era un bosque y un estudio. En Roma parte de la complejidad era rodar en una ciudad viva. Por otro lado, son otros momentos en mi carrera, la aproximación es distinta, dijo.

En 2007, competía contra Nathan Crowley, quien iba por The Prestige y ahora va con Firstman; y también con John Myhre, que en aquella ocasión había hecho Dreamgirls y ahora va por Mary Poppins, largometrajes que considera fuertes.

Es muy bonito que una película de temática mexicana (sea reconocida), vamos muy abrazados porque a mucha gente le gusta, pero la idea es pasarla bien, los premios no son más que una caricia y reconocimiento a un trabajo que ya está hecho, apuntó.

UNA CRISIS LO LLEVÓ AL CINE

A los 17 años, Caballero se fue a Florencia a estudiar Historia del Arte, pero entró en una crisis porque se dio cuenta que no quería pasar su vida metido en un museo observando, y analizando piezas, tampoco se veía como académico, no era para mí, necesitaba acción y creación.

Al regresar de su viaje, ya con 20 años, entró a estudiar la carrera de Comunicación en la Universidad Iberoamericana, pero no la terminó porque el cine tocó a su puerta. Siempre me había gustado el arte, pero no sabía que existía eso de director de arte y diseño de producción.

Empecé a hacer cortometrajes con mis amigos que estaban estudiando cine, fue evidente que eso me gustaba y se dio de manera muy orgánica. Luego empezaron con los videos musicales, que exigían mucha creatividad, contó.

Uno de esos videos musicales, lo hizo para la banda mexicana Café Tacvba, le valió un MTV Award, desde entonces no dejó de disfrutar su trabajo, fue asistente de directores, trabajó como ambientador y después dio el saltó al cine.

Nunca pensé en la carrera internacional. Más bien todo fue consecuencia de otros pequeños pasos que di, finalizó.

Por Patricia Villanueva

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EscenaMULTICULTURAL. Yo-Yo Ma es un artista franco
estadounidense con ascendencia china. Foto: Cortesía

Yo-Yo Ma, gratis en México