“Caldo de tripas”, la muerte vista como comedia

El espectáculo se presenta este viernes en el Teatro Isabel Corona, es entrada libre

Al girar las historias en torno a la música, los instrumentos musicales utilizados en escena se vuelven también elementos visuales importantes dentro de la obra. Foto: Cortesía
Al girar las historias en torno a la música, los instrumentos musicales utilizados en escena se vuelven también elementos visuales importantes dentro de la obra. Foto: Cortesía

Un espectáculo que combina títeres, música en vivo y teatro es lo que presentará este viernes el grupo multidisciplinario Saltapatrás en el Teatro Isabel Corona. El show llamado Caldo de tripas presentará en escena dos cuentos populares latinoamericanos, los cuales fueron adaptados por Cecilia Pérez Urias, directora del grupo. Esta historia la planeamos para toda la familia, porque sabemos la importancia de que los niños vean estas historias, ya que ambas historias hablan de la muerte, vista no como punto final si no como transformación.

Cecilia adelantó que las historias se abordan desde la comedia, lo que resulta muy innovador y llama la atención del espectador. La música tiene un peso muy importante durante la obra, la mayor parte son composiciones originales y también hay arreglos de música tradicional mexicana.

Al girar las historias en torno a la música, los instrumentos musicales utilizados en escena se vuelven también elementos visuales importantes dentro de la obra. La entrada es libre.

TRAMA

El primer cuento habla del Armadillo; animal conocido por ser un mal cantante, pero con grandes aspiraciones musicales. Después de ser rechazado de un coro de ranas por su desafinada voz, Armadillo está dispuesto a recurrir a la magia con tal de lograr un mejor sonido en sus cuerdas. Es así que va en busca de la famosa hechicera Mercedes, quien lo ayuda a transformarse para poder cumplir sus sueños musicales.

En el segundo cuento, Mercedes relata cómo conoció a María Angula, una muchacha con fama de chismosa, quien al mostrarse desagradecida con la hechicera, sufre una jugarreta que la lleva a buscar las tripas de un muerto, ni más ni menos que en el panteón.

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO
jram

¿Te gustó este contenido?