PIENSA JOVEN

¿Por qué las desigualdades se anteponen a pesar del retorno de las actividades económicas?

Considerando que la economía es cíclica, diversos de los indicadores macroeconómicos van a recuperarse por su misma naturaleza, sin embargo, es un error asociar este comportamiento al bienestar, pues paulatinamente dejaremos atrás las caídas abruptas del Producto Interno Bruto (PIB)

ECONOMÍA

·

Sin duda, el crecimiento económico será fundamental para aliviar las presiones sociales de la crisis, pero esto no garantizará el desarrollo. Esta situación refleja uno de los principales retos económicos a lo largo del tiempo, de las sociedades y de los gobiernos en torno a la desigualdad, pues durante décadas se ha intentado resolver la pregunta de cómo corregir la inequidad.

La historia nos ha dejado una serie de enseñanzas valiosas para afrontar periodos de cuesta abajo y si algo se aprendió durante el 2009 es que la recuperación económica no asegura el bienestar. En la crisis hipotecaria, el PIB cayó muy considerablemente y se recuperó 5% al siguiente año, a pesar de ello, se integraron 3.3 millones de personas a las cifras de la pobreza de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

En México, la desigualdad regional ha sido parte de nuestra historia y hoy en día el panorama se muestra más desolador. La crisis económica, la fuerte división política y la inmigración son algunos de los problemas que resultan un reto para la política pública.

El México del Norte y el México del Sur son un claro ejemplo. Las entidades federativas que concentran el mayor porcentaje de personas en situación de pobreza son Chiapas y Guerrero, donde 6 o más de cada 10 personas presentan carencias sociales y no cuentan con el ingreso mínimo a la línea de pobreza urbana promedio en 2020 de $3 mil 550 pesos. En Nuevo León y Baja California, 3 o menos de cada 10 personas se encuentran en la misma condición de acuerdo con el CONEVAL.

En relación, el contraste entre el auge económico que disfrutan grandes áreas versus el declive en otras impulsará a nuestra sociedad hacia una desigualdad geográfica cada vez mayor. Por ejemplo, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica (ITAEE), Baja California y Quintana Roo muestran el mayor y menor dinamismo respectivamente al cierre del 2020 y durante el primer trimestre de 2021, no obstante, en Baja California se redujo 3.7% la pobreza, mientras que en Quintana Roo incrementó 63.4%.

La desigualdad ya era un problema en el país, el saldo de la pandemia no dejó a 55.7 millones de personas en situación de pobreza que se contabilizan actualmente, por lo que no basta una recuperación económica.

Tomará años revertir los efectos que ha dejado la emergencia sanitaria y será necesario un enfoque integral desde las políticas públicas, uno que contribuya al desarrollo y al acceso efectivo a los derechos sociales.

mgm