PEMEX

Difícil entorno ve la IP: Oscar Scolari

Empresarios piden certeza jurídica para realizar inversiones

Empresarios piden certeza jurídica para realizar inversiones
Escrito en ECONOMÍA el

Las empresas energéticas mexicanas han enfrentado una odisea para sobrevivir y mantenerse en operación tras la pandemia por coronavirus, la crisis económica derivada de la contingencia, y la aversión al riesgo de los inversionistas para traer capitales a México

“El ambiente ha sido difícil, sobre todo para nosotros como empresas mexicanas, nos ha costado trabajo sobrevivir este año”, dijo Oscar Scolari, fundador y presidente de la empresa Rengen Energy.

En entrevista con El Heraldo de México, el directivo comentó que los cambios que se aplicaron en el sector con las reformas en materia de electricidad y de hidrocarburos, generaron incertidumbre para diversos fondos de inversión que mantienen el interés en nuestro país, pero que están a la espera de un panorama más favorable.

“Desde luego que hay interés por parte de los inversionistas para desarrollar proyectos, pero siempre y cuando se les ofrezca certidumbre jurídica, y estabilidad en cuanto al marco normativo”, indicó Scolari.

“El sector energético mexicano tiene un gran potencial para consolidarse como una palanca de crecimiento, pero sólo es cuestión de lograr las condiciones propicias para que se detonen las inversiones privadas”, destacó.

Scolari, quien comanda una de las empresas mexicanas que proveen servicios a compañías como Pemex y CFE, entre otras, dijo que los fondos internacionales de inversión tienen los ojos puestos en el sector eléctrico mexicano, pues observan una oportunidad en este nicho en línea con las tendencias internacionales, que apuntan una creciente oportunidad de negocios para las energías limpias y renovables.

Por otro lado, opinó que la compra de la refinería Deer Park por parte de Pemex, es una decisión acertada de esta administración, pues va a contribuir a que México avance en la soberanía energética y reduzca la dependencia de las importaciones de combustibles.

“Es una adquisición importante y, de hecho, se debió haber comprado desde hace mucho tiempo, porque con ello Pemex puede lograr mayores eficiencias y sinergias en la refinación”, destacó.

Pemex destinó 946 millones de dólares (mdd) en la compra de la refinería texana, de los cuales 596 mdd corresponden a la compra de 50 por ciento de las acciones que no pertenecían a la empresa mexicana y otros 350 mdd consisten en los inventarios de crudo y combustible del complejo industrial.

Añadió que Rengen mantiene pláticas con un fondo internacional para un nuevo proyecto, del cual prevé dar mayores detalles en los próximos meses.

Por Adrián Arias

dza