Ante la catástrofe, la acción: 7 enfoques de política pública para México por la OCDE

La pandemia de COVID-19 ha exhibido las debilidades estructurales de la economía mexicana. Por ende, una recuperación más efectiva deberá incluir reformas a nuestro modelo de producción y de intercambio

Ante la catástrofe, la acción: 7 enfoques de política pública para México por la OCDE

Durante 2020, “perdimos todos los empleos creados desde el 2008 (y) en materia de pobreza, lo que habíamos avanzado en 20 años. Así de destructivo, así de dramático, así de terrible ha sido el efecto”, señaló el Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría.

De acuerdo con el Hospital Johns Hopkins, al 22 de enero de 2021 México se encuentra en sexto lugar de muertes por coronavirus (147,614) y en primer lugar en la ratio de fatalidad de población en riesgo a nivel mundial (8.5%). Banxico estima que se perdieron más de 12 millones de empleos, particularmente informales (8.46 millones). Según el CONEVAL y el INEGI, se estima que 10 millones de personas cayeron en la pobreza y que se destruyeron al menos un millón de micro, pequeñas y medianas empresas. Según cifras del FMI, México fue de los países que menor apoyo fiscal brindó, con menos del 1% de su PIB, muy por debajo de Honduras (más de 4%), Argentina (más de 6%) o Brasil (15%). El PIB de México cayó 9.1% en 2020 y el FMI manifestó que el PIB per cápita difícilmente alcanzaría sus niveles de 2018 antes de 2026 o 2027. Ante un escenario tan dramático y abrumante, ¿qué se puede hacer?

Gurría establece siete puntos de acción:

1. “Recaudación chiquita, gobierno pequeño”. México se encuentra entre los cinco países con menor recaudación de la OCDE con solo 16.1% del PIB, muy por debajo del promedio de la OCDE que va del 30 al 32 por ciento. Su baja recaudación le hace incapaz de dar los servicios necesarios.

2. Urge inversión en el sector salud. El Gobierno destina menos del 6% del PIB al sector salud, muy por debajo del 10% del promedio de la OCDE. La baja inversión limita el manejo de la pandemia y será decisivo para el proceso de vacunación.

3. Informalidad. En México, más del 56.1% de la población total ocupada se encuentra en la informalidad. La informalidad no sólo implica baja tributación, sino vulnerabilidad de seguridad social para uno de cada dos mexicanos.

4. Fortalecer los sistemas de protección social y de desarrollo inclusivo. Deben replantearse y analizarse esquemas de salud preventiva, un nuevo sistema nacional de servicios de salud, un seguro de desempleo y políticas de capacitación con enfoque en la digitalización.

5. Infraestructura y alcance educacional. Existe una limitada infraestructura digital que agudiza las brechas en educación por nivel de ingreso. Debe ampliarse el alcance de conocimientos digitales para toda la población, en especial a poseedores de MIPYME.

6. Apoyar la creación de empleo, emprendimiento y a MIPYME. Debe priorizarse el emprendimiento y a las empresas, que son las que sostendrán la recuperación. Un factor clave en la creación de empleo es la inversión y con ella, la confianza. En recuperarla, se juega que más de 20 millones de mexicanos salgan de la pobreza.

7. El mayor legado intergeneracional: el cambio climático. La reestructuración económica debe aprovecharse para integrar sistemas sustentables de desarrollo no basados en el carbón. México debe aprovechar su potencial y desarrollar un mercado de energías limpias para no quedar rezagado.

En México nos encontramos ante la mayor crisis económica en 100 años, que ha cobrado la vida de más de 147 mil personas, dejado a millones sin empleo y empujado a millones en la pobreza. El Gobierno no puede abandonar a su población, y la población no debe callar o ridiculizar al Gobierno. Al contrario, debe exigir que asuma su responsabilidad. Como ciudadanos, debemos buscar una participación más ilustrada: acercarnos más a las cifras y hechos que a discursos. Como sociedad, urge dejar a un lado la propaganda (de cualquier índole) y priorizar la investigación orientada a la implementación de políticas públicas para que sean objeto de debate público y presión política. Deben cuestionarse severamente las decisiones de apoyo a PEMEX a la luz de la crisis actual, donde en el Presupuesto 2021, de 100 pesos, 51 serán para PEMEX y 2 para el sector salud (México Evalúa). 

La pandemia resaltó nuestras carencias, eliminó nuestros progresos y agudizó nuestros problemas. Ante semejante catástrofe, la disrupción nos hace una amarga invitación a la reconstrucción y pide a gritos la participación de su población para construir nuevamente, pero de una mejor manera.

MGM

Escucha y descarga nuestro podcast de Finanzas Personales


Compartir