Acuerdos conclusivos evitaron judicializar más de 100 mil mdp en 2020: Prodecon

El monto consensuado por parte de la Prodecon durante el año pasado fue de 15 mil 500 mdp

Acuerdos conclusivos evitaron judicializar más de 100 mil mdp en 2020: Prodecon
En el caso de los grandes contribuyentes los temas con más aclaraciones fueron los relacionados con intereses

En 2020, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) estableció acuerdos conclusivos con dos mil 98 contribuyentes, con lo que se evitó judicializar más de 100 mil millones de pesos, indicó Luis Alberto Plascencia Alarcón, titular de la dependencia.

Durante su participación en la Semana de Difusión de Aspectos Relevantes Tributarios 2021, el funcionario indicó que la Prodecon consensuó 15 mil 500 millones de pesos derivado de dichos acuerdos conclusivos.

“Los acuerdos conclusivos son un elemento de justicia, Prodecon no lo ve como un elemento recaudatorio. El pagador de impuestos pagó lo que le correspondía, dar al Estado lo que le corresponde, pero fisco, no cobre aquello a lo que no tienes derecho”, comentó Plascencia Alarcón.

Los acuerdos conclusivos son una herramienta mediante la cual la Prodecon interviene y ayuda al contribuyente para que éste llegue a un acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria y pague los impuestos.

 Plascencia detalló que en el caso de los grandes contribuyentes los temas con más aclaraciones fueron los relacionados con intereses, operaciones entre partes en el extranjero, transmisión y amortización de pérdidas fiscales.

Dijo que de las más de 13 mil 800 solicitudes de acuerdos que tienen, 71 por ciento se encuentra relacionado con solicitudes de auditorías practicadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y dos de cada tres se resuelven con acuerdos totales o parciales y el promedio de duración es de 6 a 9 meses.

El titular de la Prodecon indicó que el acuerdo conclusivo procede cuando la autoridad ejerce tres facultades de comprobación; revisión de gabinete, visita domiciliaria o la revisión electrónica.

Por: Laura Quintero 


Compartir