La construcción, un sector socialmente responsable en México y el mundo

La industria de la construcción es uno de los sectores en el que las organizaciones le dan la importancia necesaria a la Responsabilidad Social

La construcción, un sector socialmente responsable en México y el mundo

La industria de la construcción es uno de los sectores en el que las organizaciones le dan la importancia necesaria a la Responsabilidad Social, directriz con la que se adquiere un compromiso con los trabajadores, con el entorno y con la sociedad en general, asegurando la calidad, seguridad y eficiencia de los productos y servicios.

Las acciones que una empresa constructora puede considerar en esta materia son variables, con programas o normas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como una oportunidad para la mejora interna y para facilitar, de forma externa, una concepción más amigable del trabajo que desarrollan las constructoras.

[nota_relacionada id=1257358]

Ejemplo de ello es Grupo Aldesa, empresa que se ubica entre los líderes de la construcción en España y México y que se convirtió hace unos meses en la primera organización en conseguir la certificación UNE 19601:2017 de sistema de gestión de Compliance Penal, acreditada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

La compañía española superó la auditoría de Bureau Veritas, una de las entidades de certificación con más renombre a nivel mundial, y la distinción le aporta a la multinacional calidad y profesionalidad, dos aspectos fundamentales para cualquier modelo de Compliance, es decir, el conjunto de herramientas de carácter preventivo que tiene por objetivo prevenir la infracción de normas de carácter penal y evitar sanciones que generen responsabilidad a la empresa.

Además de lograr el nombramiento internacional por su transparencia y compromiso, Aldesa también cuenta con un Plan Anual de Responsabilidad Social, enfocado en educación, infraestructura y desarrollo comunitario. Asimismo, tiene otras herramientas para prevenir condenar cualquier posible acto ilícito, como su Política Anticorrupción y Código Ético. La constructora, líder en construcción y energías renovables, incluso está certificada y auditada en medioambiente (ISO 14001), seguridad (OHSAS 18001) y calidad (ISO 9001).

En México, como en otros países, hay empresas que buscan generar estrategias de responsabilidad social a través de normas como la ISO 26000, que ofrece a las organizaciones orientación para fomentar el compromiso en comportamientos socialmente responsables.

Este estándar aborda la situación de los trabajadores del sector constructor y se ocupa de aspectos como la formación, el fortalecimiento de la situación laboral, la prevención de accidentes en el lugar de trabajo, la seguridad industrial y la promoción de valores, entre otros.

La implantación de la norma ISO 26000 también conlleva múltiples beneficios: aumenta el compromiso e identificación de los trabajadores con las organizaciones y sus proyectos, crea conciencia por el cuidado y respeto del entorno, eleva la calidad del producto final y la satisfacción de los clientes, enriquece el clima laboral y permite un mejor rendimiento en las actividades.

[nota_relacionada id= 1257246]

Recientemente, algunas empresas nacionales del ramo fueron reconocidas por el Centro de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible y la Fundación del Empresariado Chihuahuense, A. C. con el Distintivo ESR 2020, insignia otorgada a nivel nacional por el Centro Mexicano para la Filantropía y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial en México, por su compromiso con la implementación y mejora continua de una gestión socialmente responsable.

Así, compañías como Interceramic, Grupo Cementos de Chihuahua y Abitat Constructora fueron distinguidas al demostrar que realizan buenas prácticas, dentro y fuera de sus instalaciones, en temas de calidad de vida, ética empresarial, cuidado y preservación del medioambiente, y apoyo a la comunidad.

Por otra parte, para las empresas constructoras las certificaciones ambientales también son básicas, ya que además de hacer eficiente sus operaciones, tienen el compromiso de generar valor a la sociedad y a sus clientes.

Este caso es el de Cooperativa La Cruz Azul, que desde 2014 posee el reconocimiento a la Excelencia Ambiental, otorgado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), por su Planta de Lagunas, ubicada en el estado Oaxaca.

Bajo el entendido de que una empresa no es nada si no da cuenta de su responsabilidad ante la sociedad, la industria de la construcción no puede olvidarse de estos estándares de desempeño, puesto que es uno de los sectores que enfrenta más desafíos y que está en constante lucha por mitigar el impacto en sus operaciones.

Por: Redacción Digital El Heraldo de México

dhfm


Compartir