Desaparición de fideicomisos no pone en riesgo recursos para programas: Herrera

Herrera explicó que con este instrumento muchas dependencias pueden gastar los recursos de un año fiscal en otro, lo cual consideran que no es adecuado, por un tema de transparencia y rendición de cuentas

Desaparición de fideicomisos no pone en riesgo recursos para programas: Herrera
El otro mecanismo es a través de un fideicomiso. Aquí la dependencia ordena a la Tesofe que vaya un pago a un fideicomiso y después al último beneficiario.

La extinción de los fideicomisos públicos no pone en riesgo los recursos que se canalizan a programas educativos, de ciencia, cultura, salud, deporte y protección de víctimas, aseguró Arturo Herrera, secretario de Hacienda.

“Yo he venido insistiendo que la desaparición de los fideicomisos no va a poner en riesgo un solo peso de los recursos que llegan a estos programas”, dijo el funcionario en un video a través de sus redes sociales.

El encargado de las finanzas públicas del país detalló que hay dos formas en cómo se ejecuta el gasto en el país: el primero es a través del presupuesto, mediante el cual una dependencia manda una orden de pago a través de la Tesorería de la Federación (Tesofe) y de ahí se paga al beneficiario último.

El otro mecanismo es a través de un fideicomiso. Aquí la dependencia ordena a la Tesofe que vaya un pago a un fideicomiso y después al último beneficiario.

“La mayor parte de todo el gasto se ejecuta a través de la vía presupuestal. En el año fiscal 2019, el gobierno tuvo un gasto de 6.1 billones de pesos, de los cuales 29 mil millones de pesos se gastaron a través de un fideicomiso, esto quiere decir que 99.53 por ciento de todos los recursos del gobierno se hicieron de la forma tradicional, a través del presupuesto”.

En ese sentido, dijo el funcionario, el fideicomiso es la excepción más que la regla a través de las cuales el gobierno realiza pagos.

“Un fideicomiso es un vehículo financiero de propósito específico, que tiene personalidad jurídica propia y tiene patrimonio propio”.

Herrera explicó que con este instrumento muchas dependencias pueden gastar los recursos de un año fiscal en otro, lo cual consideran que no es adecuado, por un tema de transparencia y rendición de cuentas, ya que el recurso es reportado como gastado cuando se aporta al fideicomiso y no cuando se ejecuta.

Además, dijo que es un mecanismo que esconde las ineficiencias de las dependencias que los operan y es una forma “extraordinariamente” ineficiente de operar el gasto.

Por: Fernando Franco


Compartir