Haz tu denuncia aquí

Bancos y usuarios, cautelosos en tarjetas

EN SEIS MESES DE 2019, CAYÓ 63.6% LA COLOCACIÓN DE PLÁSTICOS EN EL PAÍS

ECONOMÍA

·

La contratación de tarjetas de crédito se desaceleró en el primer semestre del año, ante un consumidor más cauto por temor a quedarse sin empleo y la mayor precaución de la propia banca para otorgar financiamiento, en un entorno de mayores tasas de interés.

En el último semestre del año, se colocaron 301 mil 161 plásticos, una cifra que representa 63.6 por ciento menos de las adquiridas en 2016.

Verónica Chau, analista de Fitch Ratings, dijo que existe una mayor precaución por parte de la banca para prestar, con el objetivo de mantener una cartera sana ante un entorno operativo desafiante.

Bernardo Prum, director comercial de Coru, plataforma de comparación de servicios financieros en línea, comentó que, en épocas de menor crecimiento económico, el uso de tarjetas de crédito y la adquisición de bienes duraderos son de las primeras cosas que la población empieza a sacrificar.

“Ante el temor de quedarse sin empleo o de que la situación económica empeore, los usuarios cambian sus decisiones de consumo, se vuelven más precavidos y posponen sus compras”, señaló.

A junio de 2019, se registraron 26 millones 27 mil plásticos bancarios, equivalente a un aumento de 1.6 por ciento. Se trata del menor crecimiento para un mismo periodo desde 2015, cuando cayó 0.73 por ciento, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Ricardo Soto (no es su nombre real) trabaja para una institución financiera. Su labor consiste en ofrecer tarjetas de crédito a clientes potenciales en plazas de la Ciudad de México. En enero recibía hasta 25 solicitudes los fines de semana; actualmente, dice, máximo 15.

[caption id="attachment_677416" align="aligncenter" width="1080"] Gráfico: Miguel Ulloa.[/caption]

“La gente ya la piensa más, pero también los bancos, ambos son más precavidos”.

La morosidad en tarjetas se mantiene en 2.17 por ciento de la cartera total; sin embargo, la calificadora Standard & Poor’s advirtió que en México ya se refleja cierta presión en la capacidad de pago de los deudores.

El financiamiento bancario también se vio impactado por el aumento en las tasas de interés que aplicó el Banco de México desde 2015, comentó Alejandro Saldaña, economista de Ve por Más.

De diciembre de 2015 al primer semestre del año, la tasa de interés promedio ponderada en tarjetas de crédito aumentó de 31.17 a 37.21 por ciento, el nivel más alto desde 2011, según Banxico.

Por Fernando Franco

lctl