Haz tu denuncia aquí

Ingresos petroleros caen 26% en julio, el mayor descenso en 21 años

ECONOMÍA

·

Los ingresos petroleros del sector público se desplomaron 26 por ciento en términos reales durante julio, frente a igual periodo de 2018, lo que representó la peor caída para un mismo periodo en 21 años. 

De manera acumulada, en los primeros siete meses del año, los recursos petroleros sumaron 483 mil 337 millones de pesos. La cifra fue inferior a lo programado para el periodo en 122 mil 354 millones y 18.2 por ciento frente a lo registrado en igual periodo de 2018.

La Secretaría de Hacienda explicó en el reporte de Finanzas y Deuda Públicas que el descenso obedeció a una baja anual de 10.1 por ciento en la producción de crudo, la cual pasó de mil 864.4 millones de barriles diarios a mil 676.4, de 2018 a 2019.

También se registraron menores precios de exportación, pues éstos se ajustaron de 58.9 dólares por barril a 57.3 dólares, al tiempo que se reportaron menores ventas internas.

Los recursos derivados del petróleo muestran una clara tendencia a la baja. En la última década, pasaron de 8 a 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), por lo cual, señaló el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, es necesario hacer una reforma fiscal para 2022, con el objetivo prioritario de mejorar la recaudación del ISR e IVA.

“Por muchos años nos dimos el lujo de vivir de ingresos que no eran tributarios, vivíamos del petróleo fundamentalmente, de pozos que eran extraordinariamente generosos, pero eso debe cambiar”, declaró el viernes el funcionario en su reunión con legisladores de Morena.

Este descenso generó que los ingresos presupuestarios del sector público cayeron 19.2 por ciento a tasa anual en julio, el peor descenso para un mismo periodo desde 1991 que existen datos disponibles.

Los menores recursos presupuestarios también se debieron a una caída anual de 7.5 por ciento de los ingresos tributarios. La recaudación del ISR bajó 10.1 por ciento y las del IVA, 7.9 por ciento en julio.

“El ISR está relacionado con la desaceleración en la generación de empleo formal y el IVA, con un enfriamiento del consumo”, comentó Jesús Sánchez Arciniega, catedrático de la UNAM.

Los recursos derivados de ambos impuestos muestran un debilitamiento en todo el año. A julio, la recaudación del ISR creció 0.0 por ciento, mientras que la del IVA cayó 1.7 por ciento.

La captación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los combustibles aminoró el impacto negativo. En julio creció 49.2 por ciento, mientras que en los primeros siete meses del año se disparó 66.5 por ciento.

De acuerdo con BBVA México, 84 por ciento del incremento que registraron los recursos tributarios en la primera mitad del año la aportó el IEPS.

“Por ello, hacia delante, el gobierno federal tendrá como reto fortalecer el dinamismo de los ingresos tributarios derivados de la recaudación en ISR e IVA”, comentó el grupo financiero.

Por Fernando Franco 

RECOMENDAMOS: Por primera vez en 14 años se detuvo caída en producción de petróleo: AMLO

mfrp