Haz tu denuncia aquí

Disminuye vivienda para mexicanos pobres

menos ingresos, eliminación de subsidio y aumentos de costos, las causas

ECONOMÍA

·
Para los más pobres hay cada vez menos viviendas nuevas. En 2013, 7.7 por ciento de la producción total de casas en el país fue para el estrato de más bajos ingresos; al cierre del año pasado bajó a 1.09 por ciento, según el Registro Único de Vivienda (RUV). A la disminución en la oferta se le suma la dificultad para acceder a un crédito hipotecario. De acuerdo a la Comisión Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval) 58 por ciento de los mexicanos (73.6 millones) se encuentran en la práctica fuera del mercado formal de la vivienda, por vivir en hogares que perciben menos de cinco salarios mínimos, lo cual los excluye de créditos hipotecarios públicos o privados. Leonardo González, analista en Real State de Propiedades.com, explicó a El Heraldo de México que hay tres aspectos que inciden en una menor construcción de viviendas, y uno de ellos es la caída real en los ingresos de las personas que desean comprar vivienda. “El mercado de la vivienda es un mercado de demanda. Hay una debilidad en el mercado laboral, los ajustes en los salarios reales son negativos, y eso aumenta la presión sobre la demanda real efectiva que es menor a los años anteriores; mientras que la demanda potencial sigue creciendo”, indicó el analista. A esto se suma el incremento en los costos de construcción, cuya inflación ha sido elevada. De acuerdo a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, los insumos para el sector se elevaron 10.3 por ciento en el 2018, frente al 2017. Además, los constructores han preferido edificar viviendas para los sectores de la población que tienen más poder adquisitivo. Eduardo Ramírez Leal, presidente de la CMIC, agregó que la eliminación de los subsidios para la vivienda (ocurrido este año) ha restado posibilidades a las personas de menores ingresos para acceder a las mismas. Carlos Martínez Velázquez, director general del Infonavit, ha criticado a los desarrolladores privados porque consideraban en su planificación de viviendas los subsidios que otorgaba el Estado a las personas de más bajos recursos; es decir, planificaban sus precios incluyendo el subsidio. A partir del 3 de julio el Infonavit incrementará los montos máximos en créditos a otorgar para las personas con menores ingresos. Anualmente, el Infonavit entrega más de 300 mil créditos habitacionales. El mercado de la construcción de viviendas continúa contrayéndose. En 2018 arrojó el número más bajo en los seis años registrados en el RUV, con 210 mil 809 unidades. Este año, hay 69 mil 207 viviendas nuevas entre enero y mayo, la cantidad más baja desde el 2013. Ramírez Leal expresó su deseo de que el cambio en la política oficial de vivienda (eliminación de subsidios y montos más altos a través del Infonavit) dé buenos resultados. El director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, informó que a finales de año, se harán más flexibles las condiciones de los créditos, con lo cual prevén que el volumen de préstamos otorgados se eleve hasta 30 por ciento. Dijo que comenzará a otorgar créditos no sólo a matrimonios y derechohabientes en solitario, sino que también habrá esquemas para padres e hijos, hermanos, o co-residentes que así lo soliciten. Si un par de hermanos desean incrementar el patrimonio familiar, y ambos cotizan ante el Infonavit, a partir de finales del año podrán unir sus créditos. Por Ender Marcano