Haz tu denuncia aquí

Infonavit da respiro a la CDMX

ECONOMÍA

·

Llegar a la azotea verde del Infonavit es dar un paso a un espacio de tranquilidad en medio de dos de las principales avenidas de la Ciudad de México. Es una caminata entre agaves, pinos, flores de lavanda, que construyen un hábitat de sustentabilidad natural y serenidad humana.

Ubicado entre las avenidas Revolución e Insurgentes, con sus 5 mil 265 metros cuadrados la azotea del edificio del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) es la tercera construcción más grande del continente en su clase, y ha sido merecedora de la certificación como Edificio Sustentable y Grado de Excelencia.

Es un edificio en cuya planta superior se ha creado un ecosistema de 155 especies vegetales, 2 de ellas amenazadas y 4 en peligro de extinción, además de una pista de trote de 350 metros y espacios para que los empleados de la edificación puedan tomar clases de yoga o zumba.

   

Angélica Troncoso, coordinadora del proyecto de mantenimiento y atención a visitas en el programa de azotea verde, comenta que una de las bondades que este tipo de construcciones ofrece es disminuir el efecto “isla calor” que se produce en las ciudades al acumular mayor sensación térmica en el suelo por la falta de espacios verdes que absorban la radiación solar.

Esto le permite lograr una de las cuatro temáticas de sustentabilidad que toca el edificio: la mitigación del cambio climático. Además de esto, en el espacio se promueve la cultura urbana, la biodiversidad y contribuye en el objetivo de lograr ciudades sustentables.

Ciceana es la organización que se encarga del mantenimiento de las instalaciones, así como de la guía a los visitantes al programa. Troncoso señala que en las visitas no sólo se informa sobre las ventajas que tiene este tipo de construcciones para el medio ambiente, sino que también educan sobre las especies vegetales allí presentes que se encuentran en peligro de extinción como el “cactus viejito”, para evitar su comercio ilegal.

Más de 800 personas visitan anualmente la azotea verde, que fue creada en el 2011, pero este año su diseño fue remodelado para mostrar una cara más orgánica, que desde el cielo deja ver el logo del Infonavit; diseño que se convirtió en finalista del premio Firenze Entremuros en la categoría Mejor Espacio Público Urbano.

  POR ENDER MARCANO