Haz tu denuncia aquí

Va 60% del gasto en útiles ¡a piratas!

el mercado informal capta 60 centavos de cada peso de los artículos escolares

ECONOMÍA

·
En el regreso a clases, por cada peso gastado en artículos escolares, 60 centavos van al mercado de la informal, que en buena parte opera con productos pirata o robados, indicó la la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec). El mercado informal es una opción de los padres de familia para abastecer la lista de útiles escolares, que en promedio cuesta unos tres mil 100 pesos o 35 salarios mínimos por alumno, prevé la Concanaco-Servytur. El presidente de la Anpec, Cuauhtémoc Rivera, dijo a El Heraldo de México, que los padres de familia acuden por menores precios a la economía informal, “saben que al recurrir a la informalidad adquieren productos de mala calidad, pero por la sensible baja en el poder adquisitivo, lo que quieren es salir del compromiso al regreso a clases”. Dijo que surtir la lista escolar en los canales tradicionales llega a ser hasta mil pesos más alta, que comprar en los mercados sobre ruedas.     En las calles del Centro de la Ciudad de México se congregan la mayor parte de los vendedores de productos piratas, a donde llegan compradores de mayoreo y menudeo que buscan cuadernos, lápices, pegamento y notas adhesivas, a un precio más accesible. En la calle de Mesones, el ambulantaje ofrece un pegamento de la marca Pritt clonado en 15 pesos. El original, en los negocios establecidos se consigue desde 60 pesos. La alemana Henkel, fabricante del producto, dijo a este medio que carecen de un estimado del impacto en ventas que les causa la venta de la mercancía apócrifa de su marca. Otro caso comprobado por este medio es el de los colores Norma, la caja de 12 piezas clonada se consigue en 35 pesos, en tanto el producto original en papelerías inicia en los 60 pesos. Es difícil distinguir entre una goma pirata y una original de la marca Factis o un diccionario Larousse que se vende en 60 pesos, 30 pesos menos que el artículo original. “No me alcanza para comprar los útiles de marca que me piden en la escuela, y aquí son iguales al original”, señaló Sofía Flores, una madre de familia, que compra productos en la zona. POR NANCY BALDERAS