Haz tu denuncia aquí

No saben que hacer con el sargazo, acusan hoteleros

ECONOMÍA

·
Van siete años de grandes niveles de arribazón de sargazo en costas del Caribe y las autoridades estatales, municipales, federales y hoteleros no saben que hacer con esas algas.  
Sí se puede industrializar el sargazo, pero se ha perdido mucho tiempo desde que se convirtió en un problema", dijo Carlos Gisselin, ex presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos.
  Dijo que ya hay reuniones con universidades para descifrar qué hacer con tanta alga y agregó que también ya hay interés del gobierno a través del Consejo Nacional de la Ciencia y la Tecnología (Conacyt).   Hasta la semana pasada se habían levantado más de 125 mil metros cúbicos de sargazo en las costas del caribe mexicano, el principal destino turístico del país.     Según documenta el Conacyt en un artículo, por la aparición del sargazo en costas mexicanas del caribe, en 2011 se generó el primer registro masivo.  
Para 2015, el influjo alcanzó volúmenes de hasta diez toneladas por kilómetro de playa, lo cual sobrepasó por completo la capacidad de limpieza de las playas por parte de las comunidades locales, resultando en afecciones económicas para el turismo e impactos ambientales para los ecosistemas costeros", dice el artículo.
  Ya hay reuniones con universidades, aseguró Gisselin, quién ha realizado presentaciones con autoridades y hoteleros para consensuar soluciones.   "Eso de que se pueden hacer galletas con el sargazo, que puede servir de alimento para ganado y para peces son mentiras no hay fundamentos técnicos ni científicos", dijo el empresario.   Javier Riojas, coordinador de la licenciatura en sustentabilidad ambiental de la Universidad Iberoamericana, advirtió que es urgente encontrar una utilidad a todo el sargazo que arriba.   "Sobre todo en zona turística se convierte en problema, pues al sacarlo del mar se va pudriendo y despide malos olores, otro tipo de contaminación. No hay que verlo sólo como un problema, incluso se puede ver como un recurso para alguna actividad económica", sugirió.     Por Everardo Martínez