Una empresa recabará los datos relacionados con su consumo de agua, gas y emisiones de CO2

ECONOMÍA

·
    Para el 2030 México tiene como meta reducir en 22 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), de acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Dentro de ese plan las empresas tienen un papel fundamental en adecuar sus procesos para que sean más amigables con el medio ambiente.   Una muestra del compromiso de las compañías es la labor del Corporativo Kosmos. El conglomerado del sector de alimentos, que agrupa las empresas La Cosmopolitana, Kol Tov y Serel, ha puesto en marcha una técnica denominada Ciclo de vida, el cual consiste en recabar los datos relacionados con el consumo de agua, gas y emisiones de dióxido de carbono en las actividades de la empresa.   Los objetivos que se han planteado con esta técnica es la reducción del consumo de agua, así como la reducción en el consumo de energía eléctrica. En ambos casos ha habido ahorros, de toneladas en emisiones de CO2 y de millones de metros cúbicos de agua.   Otra de las estrategias que pone en práctica el Corporativo Kosmos es la realización de estudios periódicos para determinar si hay desviaciones en las emisiones de CO2, y de las aguas residuales, para reducirlas en ambos casos en vista de que deterioran el ambiente y generan más gases de efecto invernadero.   Uno de las certificaciones que acredita que una empresa aplica una buena política ambiental es la ISO 14001, que verifica sistemas de gestión ambiental, y que desde el 2015 fue entregada a las empresas del grupo.   Así como el país tiene como meta bajar el 22 por ciento las emisiones de CO2 para el 2030, para esa misma fecha se ha planteado bajar en 51 por ciento de carbono negro.   Un objetivo más cercano es aumentar a 35 por ciento la generación eléctrica a partir de fuentes limpias para el 2024.   Por Ender Markano   rr