Haz tu denuncia aquí

Jammers, la nueva forma de robo

son inhibidores de señal satelital en los camiones que trasladan la mercancía

ECONOMÍA

·
Dos vehículos sospechosos rodean al camión en un páramo desolado de la carretera, uno al frente y otro en la parte trasera, de pronto los celulares del chofer y de su copiloto quedan sin señal, el radiocomunicador no responde al igual que el GPS. Los asaltantes han dado el primer paso para cometer el robo: dejar incomunicado al camión con inhibidores de señal conocidos como jammers. Así es como el crimen organizado echa mano de la tecnología para robar mercancías al transporte de carga: desde los jammers hasta aplicaciones simples como Waze para detectar patrullas cercanas o trazar rutas de robo y librar a las autoridades, situación que ha complicado la labor de las empresas de seguridad privada. En 2017 esta industria reportó un total de 7 mil 286 robos a camiones de mercancías, un aumento de 26 por ciento respecto al año previo, de acuerdo con al el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. “En tan sólo cinco meses se han suscitado la mitad de los incidentes del año pasado”, dijo Mario Espinosa Boulogne, fundador Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP).       Los jammers son aparatos que se usan en las cárceles para inhibir las señales de telefonía y evitar que salgan llamadas de extorsión, sin embargo, los ladrones de mercancías adquieren estos aparatos en tiendas en línea a partir de los 50 dólares. Hay desde modelos simples que tienen una sola antena que mide tan sólo 10 centímetros, hasta aquellos que tienen varias antenas y que pueden bloquear señales en un radio de 50 metros. “Los choferes de los camiones se ven obligados a detenerse al quedar incomunicados y al verse rodeados de autos con personas armadas”, explicó Arturo Ávila Rosas, miembro del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), organismo que agrupa a más de 50 empresas enfocadas en dar servicios de guardias intramuros, custodia de bienes y personas en transporte. “La venta de estos aparatos debería de ser ilegal, pero es posible comprarlos en sitios como Mercado Libre y Alibaba”, abundó. El Heraldo de México pudo comprobar que en la página de Mercado Libre se ofrece un jammer de seis antenas por 6 mil 999 pesos y que incluso afirma inhibir el sistema de Low Jack. APLICACIONES “Algunos ladrones en sus confesiones al ser detenidos han afirmado que usan aplicaciones como Waze para detectar patrullas y retenes”, dijo Espinosa. Esas aplicaciones son usadas por halcones, personas que se dedican a monitorear las rutas para alertar a los ladrones sobre el momento oportuno de realizar el robo, o bien para abortar la misión en caso de que se acerque alguna patrulla. El dirigente de la AMEPS afirmó que en 80 por ciento de los casos hay personas dentro de las empresas que están coludidas con los ladrones, lo cual complica aún más el combate a este delito. La industria privada también ha detectado que algunos camiones robados se utilizan para la venta de gasolina robada y después son desvalijados para su venta en el mercado negro son abandonados. La pérdida de un camión con mercancía puede rondar los 7 millones de pesos, dependiendo los artículos que transporte, dijo el directivo de la AMESP. Los estados de mayor incidencia en el robo al autotransporte son los del llamado triángulo rojo, que comprende Puebla, Veracruz y Tlaxcala y desde hace unos meses se extendió a la zona del Bajío y al norte del país en el corredor Saltillo-Monterrey. POR ADRIÁN ARIAS Y ENRIQUE TORRES