Haz tu denuncia aquí

El objetivo es lograr un salario mínimo de 290.74 pesos: Coparmex

ECONOMÍA

·
México está en el lugar número 19 de remuneraciones en América Latina, cuando debería de estar en al menos la posición siete, por ello el salario mínimo debe llegar a 290.74 pesos para mayo de 2024, sostuvo el sector patronal. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) celebró el alza de 88.36 a 102.68 pesos del salario mínimo a partir del 1 de enero autorizada de forma unánime por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), y consideró que es el primer paso de la Nueva Cultura Salarial. Este concepto se compone de cuatro objetivos, el primero está en puerta y es garantizar la línea de bienestar personal con un sueldo mínimo de 102.68 pesos. Continúa con el alcance de la línea de bienestar familiar, a 210.09 pesos. Aquí la Coparmex propone que las aproximaciones se realicen en montos nominales, a través de un nuevo mecanismo a ser denominado Monto Histórico de Recuperación (MHR), los días 1 de mayo de 2019 y 1 de mayo de 2020, es decir, desvinculados de los procesos de revisión de los contratos salariales. El siguiente paso es que México alcance el lugar número 10 de remuneraciones en la región, con un salario de 218.60 pesos para 2021; y llegue a los 240.46 pesos para el 1 de mayo de 2022. Finalmente, la meta es llegar a un nivel histórico de remuneraciones visto en 40 años, con dos incrementos (mayo 2023 y 2024), para quedar en 290.74 pesos, expuso el presidente del sector patronal, Gustavo de Hoyos Walther. ¿Qué pide la IPC para materializar el objetivo? Para que se materialice el avance de la nueva cultura salarial, los empresarios sostienen que debe existir un mecanismo de aportaciones extraordinarias y temporales del gobierno al IMSS y el Infonavit, para neutralizar el incremento de las aportaciones de seguridad social que derivarían a cargo de las empresas por los ajustes acelerados en los niveles de remuneración. Requiere también los compromisos de los poderes legislativo y federal para reestablecer a partir de 2019 la deducibilidad de 100 por ciento de las prestaciones empresas-trabajadores, para promover esa práctica, así como el compromiso de revisar, actualizar y ajustar la tarifa del ISR para que las adecuaciones salariales no signifiquen mayores impuestos a los trabajadores. Por último, el sector patronal pide  la transformación de la Conasami a la Comisión Nacional de Remuneraciomes, para que pueda definir y administrar una política amplia de remuneraciones para el país. Por Nancy Balderas cfe